Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El yoga y el sexo

dlopez 25 septiembre 2009

el-sexo-y-el-yoga.jpg

El yoga es una de las disciplinas que más adeptos está consiguiendo en los últimos tiempos. A la paz interior que proporciona su práctica se le unen una serie de beneficios como la flexibilidad, la mejora patente del tono muscular y el bienestar mental.

Pero el sexo puede mejorar bastante con la práctica del yoga. Intentaremos contarte cómo, qué puedes hacer para beneficiarte de una sesión de la citada disciplina y, sobre todo, cómo influye en las relaciones sexuales el tener una salud de hierro.

Lo primero que debemos saber es que el yoga no es como el aerobic, que se practica independientemente del estado mental del individuo, más bien es todo lo contrario. El mantenerse en distintas posturas durante varios minutos no sólo estimula la musculatura sino que busca la felicidad mental.

Pero también nos enseña a controlar casi todas las partes de nuestro cuerpo, a sentir desde el más mínimo roce en la palma de la mano hasta la caricia más sensual. Esto provocará dos efectos inmediatos en la práctica del sexo, primero el aumento de la sensualidad y de la percepción sensorial, segundo una mayor seguridad en nuestro cuerpo, en qué queremos y en cómo conseguir sentir lo que más nos gusta.

Ese control del cuerpo, de cada sensación y de cada movimiento se traduce en una respuesta mayor al orgasmo, en sentir cómo el organismo se prepara para esa explosión de placer, en saber cómo controlarlo o en tenerlo en el momento en el que queramos.

Os comentamos una postura para que la practiquéis. Se denomina Baddha Konasana, os sentáis con las rodillas flexionadas y con las plantas de los pies tocándose entre sí. Tiráis levemente hacia arriba de los dedos gordos de los pies y echáis el cuerpo hacia delante. Intentad mantener este estiramiento unos minutos. Os ayudará a aliviar la tensión de la espalda, el cansancio y los problemas urinarios. Probadla y ya nos contaréis.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *