Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El voyeurismo a debate

dlopez 18 diciembre 2009

voyeur.jpg

El voyeurismo es una de las prácticas más extendidas aunque a nadie le guste reconocerlo. Muy pocas personas se consideran voyeurs pero a casi todo el mundo se le han ido los ojos detrás una chica en top less o de un hombre haciendo nudismo.

Pero claro, lo que empieza echando un vistazo se puede ir convirtiendo en algo obsesivo y no se trata ya de mirar directamente, sino de ocultarse para mirar con más tranquilidad. El uso de prismáticos u otro tipo de objetos que faciliten la visualización supone un paso hacia el voyeurismo como problema psicológico.

Y quizás de todas las prácticas sexuales ésta sea la más extraña. En el resto se logra el placer de forma directa a través la relación con algo, pero aquí sólo se trata de mirar, de observar cómo otras personas hacen el amor o tienen relaciones sexuales.

Se sabe que estas personas recrean los actos sexuales en su mente posteriormente para masturbarse. Y nos preguntamos, ¿con webs dedicadas por completo a los videos amateur hace falta arriesgarse a ser visto por una pareja? Pues posiblemente sí les merezca la pena ya que lo que en realidad les excita es la posibilidad de ser descubiertos.

Desgraciadamente el voyeurismo no tiene límites y ya se han dado muchísimos casos de denuncias a personas que consideran que todo el monte es orégano. El uso indiscriminado de los teléfonos móviles o de cámaras escondidas en vestuarios y baños ha supuesto la aparición de estas personas que suelen estar muy mal vistas en la sociedad. En la misma sociedad que se encarga de ser exhibicionista cuando quiere y que censura que alguien les vea. ¿Habéis vivido alguna experiencia relacionada con el voyeurismo?, ¿qué pensáis del tema?


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *