Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Transexualidad

Luigi Eroxxx 8 mayo 2009

transexual.jpg
Cuando hablamos de transexualidad o transgenero, solemos confundir todos esos términos, solemos pensar en homosexualidad, travestismo, no concebimos las diferencias entre estas diferentes manifestaciones de la diversidad sexual.

Mucha gente tiene la idea de que estos comportamientos son resultado de algún problema psicológico o mental. El hecho de confundir la transexualidad con la homosexualidad, es el hecho de creer que los homosexuales demasiado afeminados o que practican el travestismo son por “lógica” transexuales.

Lo que no consideramos es que la persona transexual en realidad presenta disforia de género, lo cual marca la diferencia clara entre un transexual y un homosexual, es la identidad, ya que la persona presenta una marcada diferencia entre la identidad de género y las características físicas, esto quiere decir que la persona siente un desacuerdo entre el sexo con el que ha nacido y el sexo con el que se siente identificado.

Los homosexuales no se sienten en disputa con sus genitales, no rechazan el sexo que presentan, sólo sienten atracción por alguien de su mismo sexo, pero tiene su identidad muy clara.

A los travestis de igual forma se les puede confundir con transexuales o llegar a pensar que son la fase intermedia en espera del la cirugía de reasignación sexual (C.R.S.) con la que acabará de cambiar su cuerpo adaptándolo al sexo con el que está identificado.

Cuando en realidad el travesti lo que disfruta únicamente, se siente atraído o se excita por utilizar ropa del sexo opuesto, pero sin tener conflicto de identidad. Le gusta utilizar indumentaria del sexo opuesto pero no rechazan su cuerpo.

Para una persona transexual ya sea masculina o femenina, este es un proceso verdaderamente difícil si a esto le añadimos la sociedad tenemos como resultado que los transexuales no suelen ser vistos con buenos ojos.

El fin último del hombre es ser feliz, si cada uno aceptara este destino y no se empañara en vigilar la vida del prójimo tal vez fuera más fácil para todos cumplir nuestra misión en la vida… vivirla.

Vía l El blog de sexo

Artículos relacionados:


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *