Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Tips para Flagelación VOL II

Luigi Eroxxx 15 mayo 2009

spankig1.jpg
Siguiendo con la temática este artículo hablaremos de la comodidad al realizar la flagelación, del calentamiento, la variación de las sensaciones y la estimulación sexual.

Si en tu sesión de BDSM sueles atar las sujeciones en forma de A son muy útiles para que la persona azotada se acomode, es cómodo que simplemente se apoye con ambas manos contra una pared. Es bueno hablar con la persona azotada sobre lo que espera de la flagelación, si busca una experiencia masoquista, sensual o espiritual.

Es recomendable decir a la persona azotada que mantenga su respiración lenta y profunda, y dejarle el tiempo para hacerlo. Especialmente al principio de la flagelación, es recomendable que la sala donde se practique sea cálida, dado que la persona azotada estará desnuda, o al menos partes importantes de la misma, se puede enfriar muy rápidamente.

Hablando de calentamiento lo mejor es empezar a azotar suave y lentamente, subiendo la intensidad poco a poco, a menos que la persona quiera lo contrario.

La mayoría de las personas pueden absorber una flagelación más larga e intensa si las sensaciones van variando. Los periodos de sensación “palo” pueden alternarse con periodos de sensación “aguijón”. Es muy adecuado detenerse de cuando en cuando, y acariciar la piel dañada de la víctima con los dedos o algún tejido: de esta manera pueden aguantar bastante más antes de pronunciar la palabra de parada (si es que se usa).

A menos que se trate de un castigo con el uso de ensañamiento, no se debe azotar continuamente en los mismos lugares. Esto molesta a muchas personas, y no se considera deseable. Alternar lados de la espalda y nalgas, por ejemplo, es una buena práctica.

Para muchas víctimas, varíen o no las sensaciones, el ritmo de la flagelación debe ser constante. Los golpes rítmicos (uno cada X segundos) causan un trance hipnótico. Los golpes sin ritmo agitan a la víctima y pueden provocar miedo.

Si se busca una experiencia sexual y no puramente masoquista, muchas personas encuentran las flagelaciones más placenteras si están excitadas o se excitan durante las mismas.

Durante las pausas entre golpes fuertes, se pueden estimular manualmente los genitales o azotarlos suavemente. Las colas golpean en toda el área genital de las mujeres, o en las zonas erógenas de la parte posterior de los testículos, en los hombres. Algunas mujeres llegan al orgasmo de esta manera, pero es poco habitual.

Si la posición lo permite, una segunda persona puede estimular sexualmente a la víctima mientras se la azota. Para mucha gente, esto es una auténtica maravilla, otras prefieren no tener contacto sexual durante el castigo. Es una cuestión de preferencias personales.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *