Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Tatuajes en el pene

Luigi Eroxxx 30 enero 2009

tattoo1.jpg
Debo confesarles que soy un fan de los tatuajes, aunque por cuestiones de trabajo, no tengo los que deseo. Hay de gustos a gustos, habrá quienes desean mostrarlos a todos o llevan diseños llamativos y espectaculares. Pero en algo estoy de acuerdo y es que me gustaría llevar alguno en algún lugar poco frecuente.

He visto tatuajes en casi todas las partes del cuerpo conocidas y posibles, porque hay ciertas zonas muy difíciles de tatuar, por el inmenso dolor que causa. Imagínense tatuarse el pene.
Si lo estas pensando, ten en cuenta estas ventajas y estos inconvenientes:

Ventajas:

• El lugar es original, y seguro que quien lo vea no lo podrá olvidar.
Permite “jugar” con el diseño, aprovechando la posibilidad eréctil del pene.
• Estimula (al menos eso dicen) sexualmente tanto a su poseedor como a su compañero (a) sexual.

Inconvenientes:

Es extremadamente doloroso el procedimiento debido a la infinidad de terminales nerviosas que recorren el pene.
• Los cuidados post-tatuaje son complicados y poco prácticos (vendajes, lubricación, etc.)
• Se recomiendan al menos 8 semanas sin sexo tras hacerse el tatuaje.
• La mejor manera de lograrlo es con el pene en erección; necesitas una gran dosis de control mental o la ayuda de tu pareja (así lo exigen algunos tatuadores profesionales).
• Si alguna terminal nerviosa queda afectada puede haber una reducción en la sensibilidad.

Pese a lo mucho que me gustaría un tatuaje en esa área, lo tendría que pensar mucho, el dolor sería demasiado. Si alguien se anima a hacerlo pues que nos cuenten.

Yo no sé qué es tener un tatuaje en el pene, pero me daría mucho respeto y no sería capaz de hacerlo.

Vía l deSexualidad


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *