Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Sexo con humor

Luigi Eroxxx 11 mayo 2009

humosexo.jpg
En un mundo al borde de la locura, donde se presentan crisis tras crisis, males epidémicos y guerras sin sentido que toman al mundo desprevenido, todos necesitamos de un respiro, un momento para disfrutar entre tanto caos; sin duda necesitamos sonreír, estar y mantenernos contentos, algo un poco difícil hoy en día, la vida en las grandes ciudades, la velocidad de las mismas nos mantiene en un ritmo de vida, por demás acelerado, pero entre todo este alboroto mundial existe un grupo indígena en Canadá, pueblo “Inuit”, esquimales, quienes usan el termino reír para referirse a las relaciones sexuales y ¿porque no hacerlo? Y es que el sexo debería ir asociado siempre a lo placentero, al gozo, a lo divertido y no a la amargura, a la vergüenza y al sufrimiento, como ocurre en ocasiones, quizás más veces de lo que debería.

Sabemos que existen estudios realizados para determinar la eficacia de la risa como terapia, en el tratamiento de enfermedades y dolores, la risa se relaciona con la salud cardiaca, tanto física como emocional. Incluso el humor y la risa se está implementando en universidades alrededor del mundo, donde se debate la importancia del humor y su influencia en la vida cotidiana.

Sin duda conocemos chistes de índoles sexual, pero acaso el humor también es un parámetro para medir el atractivo de las personas, esa es una de las cuestiones, que a lo largo del tiempo, muchos investigadores se han preguntado.

Poder debatir este tema, es interesante, los resultados podrían ser asombrosos y estamos de acuerdo, que el sentido del humor es muy buen aliado para el disfrute sexual pues si somos capaces de jugar, bromear, reír, de darle color al sexo y sacarlo del oscurantismo actual donde se oculta para evitar ser juzgado, sería más fácil evitar los problemas sexuales. Si el sexo es divertido, nuestra actitud positiva dejaremos de lado inseguridades y pensamientos intrusos auto saboteadores, como preocuparnos por nuestra figura, la flacidez en ciertas zonas corporales, ansiedad por el desempeño, por el hecho de si se podrá conseguir una erección, si la mantendremos, eyacularemos pronto y peor aún, si podremos lograr conseguir un orgasmo en nuestra pareja, pensamientos que lo único que logran es nublar nuestros sentidos y nos impiden disfrutar plenamente del momento.

Experiencia propia, sabemos y decimos que muchas veces el sexo va desde la comedia al drama, puede tomar diferentes matices e intensidades; la gente habla del sexo en formas graciosas en reuniones de amigos o de trabajo, algunas personas con problemas sexuales pueden inventar proezas sexuales y contar chistes del tema, tratando de compensar su malestar; pero cuando caen en cuenta de su realidad, el malestar se manifiesta; a las personas que tienen problemas o dificultades sexuales y por supuesto a todo el mundo, le vendría muy bien el sentido del humor en el sexo.

Muchas veces y no nos dejarán mentir, cuando estamos compartiendo la cama, el piso, la alfombra, el lugar que sea, estamos expuestos a sufrir pequeños accidentes graciosos; quién no se ha enredado con el pantalón, atorado con la camisa, peleado a muerte con el broche del sujetador, golpeado con una cabecera o golpeado al acompañante en un rápido cambio de posición.

Tal vez en alguna ocasión estos pequeños accidentes hayan terminado con la pasión y frustrado todos nuestros intentos, pero no tiene que ser así, las parejas que pueden reírse de sí mismos y divertirse con los tropiezos propios de las ansias de amar, no sólo fortalecerán su intimidad, sino que está comprobado que las personas cuando comparten el ridículo y la vergüenza fortalece su unión y su confianza.

No olvidemos que la ansiedad anticipatoria es el peor enemigo del placer sexual y que el bienestar que produce el sentido del humor es incompatible con la ansiedad, el temor y la tristeza.

Así que chicos y chicas, dejemos a un lado el temor a ser el bufón de vez en cuando y si tu pareja mete la pata donde no debe, no se molesten y en vez de reclamos conviértanlo en una anécdota divertida que puedan usar para reír sin mesura.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *