Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La seducción, la tensión sexual como adicción

dlopez 19 diciembre 2010

flirt-2.jpg

A veces la seducción se convierte en una sana adicción. Cuando llevamos cierto tiempo con la misma persona todo parece hablado y terminado. La rutina se puede convertir en la protagonista de una historia con final triste y por eso la seducción nos puede salvar del tedio diario para darnos una imagen mucho mejor de nosotros mismos.

Seducir es, definitivamente, un arte y el famoso tonteo con alguien que nos atrae físicamente puede ser una actividad interesante para elevar nuestra autoestima así como para comprobar si somos capaces de ser atractivos para más personas. Lo mejor de este juego es que no se conoce el final, un mínimo detalle puede mandarlo todo al traste o bien terminar en la ruptura con nuestra pareja de siempre para buscar la felicidad junto a esta nueva persona, la tercera opción es la más común, sexo y poco más.

El primer paso de la seducción pasa por el lenguaje corporal. Mirar directamente a los ojos conlleva una fuerte carga de erotismo, es fijarse en una persona entre todas las demás y si la mirada se mantiene por ambas partes pues ya hay mucho ganado. Si aún no te atreves a acercarte a esa persona opta por leer su lenguaje corporal.

Las mujeres le dan mucha más importancia que los hombres a los gestos. Lo malo es que en muchas ocasiones no sabemos interpretar estos gestos. Si observas que cambia su posición para mirarte, que sus pies miran hacia ti o que sigue mirando de soslayo cada vez que puedes no lo dudes, acércate y habla con ella.

Es importante no “forzarte” a escoger a un tipo de personas “según tus posibilidades”. Me explico, si no eres agraciado/a o piensas que eres una persona poco atractiva siempre optarás por fijarte en gente del montón para evitar diferencias físicas entre tu pareja y tú. Esto es más grave de lo que parece, la naturaleza siempre te hará buscar a la persona que te gusta realmente y no a “la de tu nivel”. Engañar a otra persona o conformarse con lo que, según nosotros, podemos conseguir no es justo ni para ti ni para la otra parte.

Sólo nos queda desearos toda la suerte del mundo con vuestras conquistas. Esperamos haberos ayudado de algujna manera.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *