Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La satisfacción sexual y su procedencia

dlopez 24 marzo 2010

peterjohannnepomukgeigereroticwatercolor041.jpg

Así de claro es el título de este post. La satisfacción sexual ha sido mitificada, concebida como una respuesta a un acto, como si de algo científico se tratara, pero nada más lejos de la realidad. Una reciente encuesta así lo demuestra, los sexólogos no saben aún dónde meterse.

Porque tras tantos años de falocracia y de sublimar la penetración como el culmen de la satisfacción sexual ahora resulta que los que hacemos el amor preferimos la masturbación a la penetración. Que lo que se denomina satisfacción sexual con todas las letras es mucho mayor si uno practica el monólogo sexual.

Mejor que tú no te va a conocer nadie, esto está bien claro, pero incluso a la hora de valorar el cerca del 58% de personas insatisfechas está claro. La masturbación es la única salida para evitar no tener una vida sexual monótona. Es cierto que la mujer alcanza su mejor orgasmo por la penetración vaginal y con el estímulo del clitoris pero el hombre puede cambiar.

La felación, como el cunnilingus, pueden ser también prácticas que eleven el voltaje de los orgasmos. No hay que olvidar que la masturbación de manos de la pareja también es altamente placentera. El destierro que siempre ha tenido la masturbación como práctica saludable está empezando a dar la cara.

Siempre se ha dicho que si tienes relaciones te masturbas menos y si no las tienes te masturbas más. Unir el número de masturbaciones con la insatisfacción sexual es algo que debería empezar a quitarse de la mente de todos. La práctica sexual más temprana y común ha de recuperar el sitio que siempre han querido quitarle.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *