Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Romancero erótico festivo

dlopez 29 agosto 2010

follando.jpg

La historia que ahora mismo
quiero empezar a contar
sucedió hace algún tiempo
en un incierto lugar.
Resulta que la Marquesa,
dueña de medio pueblo,
quiso buscar la certeza
que no le daba su dueño.
Y mirando a los labriegos,
arando, regando y haciendo,
ella empezó a tener sueño
sueños que iba construyendo.
Sucedió que un buen día,
sin haberlo ni pensado,
ella se fue a pasear,
y se encontró un buen regalo.

Estoy paseando
y no creo lo que veo
eso es un gran labriego
y creo que está meando.
Sólo para comprobarlo,
quiso acercarse ella al árbol,
y pudo decir sin dudarlo,
era cierto está meando.
Pero tras acabar la micción
el joven se dejó ver
ella tuvo una visión,
él poco pudo hacer.
“No puedo decir si es más gorda
esta gran rama del árbol
o la muy señora porra
que gasta aquí esta fulano”
“Le leo los pensamientos
y se la está meneando
yo esto en casa no lo cuento
y ya mismo estoy…trabajando”
Y para el joven se fue
sin comerlo ni beberlo
y allí se dio un homenaje
que le queda en el recuerdo.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *