Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Responsabilidad orgásmica

Luigi Eroxxx 30 mayo 2009

orgasmo1.jpg
Los tiempos han cambiado todo en nuestra civilización se moderniza, hasta hace una o dos generaciones, la preocupación por ‘cumplir sexualmente’ era casi exclusiva de los varones, supuestos ‘expertos’ en materia sexual, encargados de iniciar a su esposa en el tálamo conyugal tras su sagrado matrimonio.

Como podremos ver en ese contexto, la ingenuidad sexual se consideraba un requisito para las femeninas y una carencia en las atribuciones viriles, le daban un papel bastante sumiso a la mujer y esto es evidente hasta en la conocida frase “No hay mujeres frígidas, hay hombres inexpertos” que sólo fomentan la pasividad del acto sexual en la mujer, dejando a cargo del hombre y lo hipe-responsabiliza del disfrute sexual de los dos.

Por fortuna, en nuestro mundo se asume que el placer es propio tanto de hombres como de mujeres, así como la inquietud por ‘la primera vez’ no es exclusiva de ellas, incluso ellos están más preocupados, pues aún persiste cierto lastre de los tradicionales papeles.

Nosotros preferimos pensar que cada uno tiene que ser responsable de generar su propio placer, y que esto, lejos de fomentar actitudes egoístas, favorece el placer compartido, ya que no hay nada que estimule más que ver excitada a la pareja, pero es bastante difícil romper la pereza sexual y de comunicación que existe en muchas parejas.

La timidez de mostrarse, de pedir, de experimentar empaña la posibilidad de trabajar en nuestro disfrute y el de la pareja, todo en esta vida es mejor si se lleva a cabo un entrenamiento previo, porque en el sexo nos privamos de esas prácticas que nos van convirtiendo en expertos, pero expertos de nuestros cuerpos.

Si cada uno de nosotros hace su tarea y es capaz de reconocer su potencial sexual, podremos tener asegurado una satisfactoria vida sexual, ya que seremos capaces de pedir todo aquello que sabemos que necesitamos para alcanzar un adecuado nivel de placer y satisfacción sexual.

Así que, la mejor manera de participar en el encuentro sexual es buscar el placer propio en sintonía con la pareja y esto sólo se consigue mediante la teoría que nos da la comunicación de nuestras necesidades sexuales y de la práctica de las mismas.

Vía l El mundo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *