Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Quietistas en el restaurante

dlopez 13 julio 2010

notalking.png

Nos ha pasado a todos. Hemos estado en un restaurante y les hemos visto llegar. Muy formales, serios, con la parsimonia que se merece el local y quizás para celebrar algo especial. Se sientan en la mesa reservada con anterioridad, hablan para elegir el vino, nada más.

El resto de la cena se convierten en quietistas de Las Ramblas, están ahí, les ves, pero eres incapaz de descifrar su código, incapaz de entender por qué van a pagar tanto por una cena si no se van ni a mirar a la cara, imposible de llegar a comprender cómo se puede celebrar algo así.

Cenan como dos funcionarios sellan un documento, como dos viejos miran a las palomas o como el cartero mira al buzón. No hay pasión y es más que probable que alguna vez la hubiera, que hace muchos años la llama del amor les uniera y que la extinción del fuego les haya convertido en extraños, en personas con las que vives pero que no se diferencian en nada del panadero de siempre o del vecino de abajo.

La vida va perdiendo combustible a medida que pasa cada dia. Como dicen Los Suaves, la araña que llevamos dentro sigue tejiendo la tela, cada día es uno menos y entrar en esa fase de estar esperando a la muerte a cada minuto sólo conlleva perder el tiempo. Es posible que penséis lo de ¿y quién me va a querer a mi edad?, pues si la persona con la que compartes tu vida no te llena y sólo te invita a la rutina sólo tienes que o bien decírselo o cambiar de vida. Ánimo.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *