Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La prostitución, entre la hipocresía y la realidad

dlopez 4 noviembre 2010

prostituta.jpg

La prostitución en España es uno de los negocios más rentables. Según una reciente encuenta hasta un tercio de los españoles ha contratado los servicios de un/una profesional alguna vez en su vida. La pregunta está clara, ¿por qué el Gobierno no la legaliza? Entendemos que hay muchísimos casos de inmigración ilegal, trata de blancas, amenazas y todo lo que queramos decir, pero hablamos de la prostitución voluntaria, que también la hay, y del tirar la piedra y esconder la mano.

Suele darse el caso de que cuando se abre un prostíbulo en una ciudad todo son quejas. Comentarios como “Esa gente sólo trae problemas” se convierten en lo más común en la localidad, pasados los meses nadie se queja del negocio que todos hacen a costa del prostíbulo.

La Iglesia Católica siempre ha criticado la prostitución pero tampoco puede hacerlo de una manera demasiado fuerte ya que hasta en la Biblia se dan casos de prostitución. El oficio más viejo del mundo sigue siendo un molesto grano en salva sea la parte al que nadie quiere tocar por si se contagia.

En nuestro país, como en todos, lo malo es la prostituta y no el cliente. Es decir, el que paga para tener sexo es una persona “normal” y la prostituta es la que lleva el pecado a las calles. Creo que entre todos deberíamos hacer un ejercicio de conciencia para pensar y dilucidar qué queremos. Abrimos el debate, ¿qué pensáis sobre el tema?, ¿estáis a favor de la legalización? Esperamos vuestros comentarios.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ENLACES A ESTE ARTICULO