Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El profesor y la diosa del norte (III)

dlopez 19 agosto 2010

relato.jpg

Al día siguiente se presentó como siempre a las 10 de la mañana para comenzar su clase y me indicó que posiblemente habría un cambio de planes en el horario y demás. Esto no deja de ser rutina para mí por lo que no le di importancia y proseguimos con su aprendizaje del español que para eso había pagado.

Durante la clase sí noté que cada vez que me acercaba para explicarle algo se echaba hacia delante y pude verle los pechos perfectamente. Parecía no importarle y más de una vez se cruzó mi mirada con la suya a lo que respondía con una sonrisa pícara. Noté que algo había cambiado.

Su sonrisa fue apareciendo cada vez más, posturas un tanto más provocativas y un insistente jugueteo con el bolígrafo, que chupaba mientras me miraba, fueron añadiéndole voltios a la corriente eléctrica que empezaba a fluir entre los dos.

Casi suspirando me comentó que ya que iba a terminar la clase tenía que hablar conmigo sobre cuando nos íbamos a ver de nuevo. Sacó un papel y leyó:
“He visto tus fotos en la web de la academia y he venido desde Dinamarca con la única condición de que folles conmigo todos los días. Si no follas no habrá clases, las suspenderé inmediatamente. Quiero probar una polla española y me gustaría hacerlo contigo”.

Como es normal cogí el papel y le pregunté que qué profesor se lo había escrito porque eso me sonaba a cachondeo. Un gordinflón con cara de tonto no podía tener tanta suerte como para conseguir eso. Pero me explicó que no, que le gustaban así y que estaba loca por follar conmigo. Me dio su dirección y me dijo que si no iba a las 9 esa noche no vendría más a la escuela.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *