Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Lo placentero del sexo oral

Luigi Eroxxx 5 octubre 2009

platano.jpgSe habla demasiado del sexo y por supuesto del sexo oral pero ¿en verdad se sabe hacer? Muchas mujeres me han preguntado como pueden llevarlo a cabo, no es algo que practique pero tengo suficientes conocimientos como para intentar aconsejar.

¿Qué hacer en este caso? Pues hay muchos placeres, la idea principal es realizar nuestras propias mezclas con el fin de disfrutar mas.

Lamer
La lengua es hábil, sutil, húmeda y suave. Es el órgano ideal para realizar caricias muy eróticas. Ya que lamer es a la vez acariciar con la lengua y degustar al otro, para sentir un placer compartido. Y la lengua puede divertirse realizando movimientos circulares, de arriba a abajo, vibrando… realizando todo lo que te dicte la imaginación.

Chupar
Chupar, aspirar, este gesto tira y estimula el lugar en donde se practica. La zona de los pezones es la parte más excitante, pero también hay que probar a chupar el glande, el clítoris e incluso el tronco del pene o la vulva… y todos los lugares en los que te apetezca practicar.

Soplar

Una caricia con el aire que respiras. Este aire que soplas es caliente, húmedo y puede procurar una caricia extremadamente suave. No es tan excitante como un contacto más directo, pero la ligereza también puede proporcionar placer.

Presionar
Presionar con la lengua o con los dientes. Rítmicamente al principio, para después ejercer una presión prolongada o vibrante, o entrecortada de succiones o de caricias más ligeras… La presión suele ser erógena en las zonas sexuales, como el clítoris o el glande, ya que los captores de voluptuosidad son muy sensibles.

Mordisquear
Los dientes son capaces de lo mejor y lo peor. Puede procurar placer o hacer daño. Por lo que explorad juntos, hasta llegar ahí donde el otro siente placer y a partir de qué fuerza empieza a sentir sensaciones desagradables.

Utilizar alimentos
El hielo en la boca para procurar un escalofrío, el chicle de menta o incluso un poco de helado de nata. Siempre existirán los que disfrutan con estos juegos y los que, decepcionados, no lo vuelven a probar nunca más. ¡Eres tú la que decide!


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *