Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Los piropos, de la finura a la brutalidad

dlopez 5 mayo 2010

piropos.jpg

Se quejaba hace algunas semanas Pandora, podéis leer su fantástico blog en la web de El Mundo, sobre la bestialidad que supone hoy en día escuchar un piropo en la calle por parte de una mujer. Si antiguamente se aludía a la belleza de la joven para intentar que, cuando menos, se sonrojara y agradeciera el comentario, hoy en día la bestialidad está de moda.

Por muy buen físico que tenga una mujer no somos nadie para espetarle: ¿Sabes?, pongo el flujo a punto de nieve. Seguimos pensando que no es lo mismo decirle a una chica que es guapa que soltar la bestia que llevamos dentro para llevarnos, en el mejor de los casos, una sonora bofetada o un corte por parte de la señora que acaba de pasar por delante de nuestros hocicos.

Pero eso es la cara A de este disco, la cara B (hasta eso ha desaparecido con la SGAE) es que con esta crisis no hay albañiles y muchas maduritas, que pasaban a conciencia por las obas para recibir piropos, se están quejando de que no les dicen nada por la calle y de que “todos son mariquitas o están casados”.

Para gustos los colores, como se suele decir, pero en este caso todo parece estar más claro que nunca. Así pues, la opinión del pueblo sigue siendo soberana. ¿Qué pensáis de los piropos?, ¿tenéis alguno favorito?, ¿cómo reaccionáis cuando los escucháis? Esperamos vuestros comentarios.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *