Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Pederastia y pedofilia, un tema muy delicado

NEodAni 22 junio 2009

Más vale prevenir que curar
Delicado respecto a la legalidad, el crecimiento que se está dando (aunque fuera sólo informativo) y a entender que es y como funciona. Andan unos lobos con piel de cordero sueltos por nuestras ciudades (están en todos los ámbitos y niveles sociales) que en algún momento agreden a nuestros hijos, después de engañarles y atraerles.

La pedofilia o paidofilia (término más usado a nivel psiquiatrico) es la atracción sexual de un adulto por un menor, que como tendencia no es castigada por la ley, en general; pero la pederastia (término más usado a nivel jurídico) que es el abuso sexual ¡sí! es considerado delito. En España desde los grupos de investigación de delitos telemáticos de la Guardia Civil se advierte que se prevee un alarmante aumento en el paso de la pedofilia a la pederastia, y según el periodista Albert Castillón «Un delincuente que da un tirón de bolso con amenazas tiene más condena que un hombre que abusa de un niño, de acuerdo con la ley vigente»

Un estudio del Centro de Adicción y Salud Mental de Estados Unidos, observó una posible desconexión cerebral, menos materia blanca, un coeficiente intelectual bajo, y la coincidencia en ser zurdos y de baja estatura en los individuos que estudiaron con un avanzado método de análisis informático sobre la actividad cerebral. Concluyó también que estos resultados no suponen que los pederastas no sean responsables de sus acciones.

Todo esto y también el tema de la edad mínima para tener consentimiento según el país (véase el mapa en wikipedia) en España esta en los 13 años, a partir de esa edad ya se tiene capacidad volitiva para poder dar consentimiento, me hace pensar que aquí la clave actual sólo esta en la información máxima y en la prevención, porque cuando el cáncer se crea y se vuelve metástasis, ya poco podemos hacer.
Lobo discreto
Insisto en lo de «tema delicado» porque hay muchas contradicciones, por ejemplo en la psiquiatría «oficial» se considera la pedofilia como una enfermedad, pero no todos los psiquiatras comparten esta opinión ¿entonces como lo enfocamos?. El abuso a menores se da mucho dentro de las familias, haciendo que se líen más aún los términos pederasta y pedófilo, porque un pederasta puede estar casado con hijos y tener relaciones sexuales con adultos y no ser identificado como «alguien que siente atracción por niños» osea el pedófilo, por todo ello pasariamos al siguiente punto de esta reflexión.

Este punto sería que los «pedófilos», «pederastas» o los «individuos que lo pagan con menores» tienen su propia visión que intercambian en sus círculos internos (¡cuidadito! en internet) e incluso filtran en algunas webs o blogs, en el que miran de minimizar la trascendencia del gusto por los menores amparándose en diversas explicaciones «intelectualoides», incluso buscan la “legalidad”, en Holanda se intentó crear un partido pero no consiguieron reunir las 500 firmas que se necesitan para obtenerlo. Para ellos la relación de un adulto con un menor es incluso instructiva para el menor y cosas de este estilo (¿que te creias lobo, que no sabemos como piensas?).

¿Tema complejo y oscuro? Evitemos LOBOS, siguiendo un cierto orden:

  • ¡Atención en las casas! 1 de cada 3 abusos sexuales sobre menores se cometen en el entorno familiar, por parte del padre, un tío o un abuelo (¡denunciar siempre!)
  • ¡Atención con Internet! Usar el “control parental”, vigilar el navegador, el correo, los chats, los virus (troyanos). Consultar con la policía telemática (tienen sus propias webs) a la mínima sospecha, para que investiguen a un posible depredador al acecho.
  • ¡Atención en la calle! Buscan recaptar niños en discotecas, revistas para adolescentes, grandes superficies comerciales, salas de juegos recreativos, etc. (esto es un peligro menor, pero la prudencia no esta de más)

Vía | Cazadores de ciberpederastas

// p.d.: el dibujo del titular (con texto adaptado al tema del artículo) pertenece al magnífico dibujante Javier Prado //


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *