Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Nuestros “parientes” primates nos enseñan sobre sexo

NEodAni 21 agosto 2009

evolucion bonobo / humanoHablamos de los bonobos, una de las dos especies de chimpancés que existen y que en alguna otra ocasión ya los mencionamos por su tan peculiar estilo de vida y sexualidad abierta, “parecida” a la nuestra.

En un artículo de «el ciudadano» detallan ese estilo de vida y los ponen como “el paraíso que los humanos perdimos”; y realmente es una reflexión interesante, que me hace ver que toda la naturaleza y en especial los animales nos están transmitiendo un mensaje sobre nuestra propia evolución.

Los bonobos comparten el 99,8% del genoma humano, y junto con nosotros somos los únicos mamíferos en el planeta en que la hembra tienen la vagina adelante, lo que nos da la posibilidad de copular «cara a cara», así nos miramos a los ojos, nos besamos y compartimos sentimientos. La sexóloga Susan Block los pone casi en situación de práctica tántrica cuando están teniendo una relación sexual abrazados entre ellos.

Es curioso que Jane Goodall que al empezar a estudiar a los chimpances comunes (los hermanos de los pigmeos o bonobos) esperase encontrar claves sobre el comportamiento en los primates también para entendernos a nosotros mismos mejor, y acabara experimentando comportamientos agresivos y situaciones fuertes de dominación entre ellos que la decepcionaron. ¡Lástima! que no conociera a los bonobos que son vegetarianos y pacíficos, y se pasan el día «chingando»; aunque permitidme decir que no me imagino a Jane Goodall estudiando eso.
evolucion bush
El bonobo está en peligro de extinción y en cambio especies como la de George Bush no lo están, y del primero deberíamos tomar nota para aprender muchas cosas, su incesante ciclo amoroso, sus formas de arreglar los malentendidos, no tienen problemas de control de natalidad a pesar de su estupendo estado de satisfacción sexual, y muchos más detalles sociales de los que tomar ejemplo.

No sé si es el paraíso perdido al que no hemos llegado, la vida en el universo es muy misteriosa y con un trasfondo muy amplio, pero sí que nos puede servir para darnos cuenta de que nuestro «sino» es el gran poder de elección que tenemos (en este tremendo cerebro que poseemos) y de generar grandes creaciones en armonía con el entorno o de acumular las más extensas locuras e insensateces inimaginables que ya hemos demostrado a lo largo de la historia, así de contrastado es el ser humano.

¿Angel o demonio? ¿evolucionando o involucionando? ¿integrado en cuerpo y mente o disgregado y neurótico? ¿Amor y sexo o guerra y locura?

Vía | el Ciudadano


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *