Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Mitos y leyendas del falo

Luigi Eroxxx 30 abril 2009

falos.jpg
En pleno siglo XXI aun existe algunas cuestiones bastante curiosas con respeto al sexo, culturalmente hablando existe un cierto tipo de adoración al falo, prácticamente en cualquier cultura existe una extraña fascinación con respecto al miembro viril.

La atención que el falo ha suscitado por parte de propios y extraños no tiene rival. Resulta lógico, por ello, que tenga un peso importante en la psicología tanto del hombre como de la mujer. El falo significa poder, entre otras muchas cosas.

En cierta forma el pene como tal no existe, es decir su importancia va mucho más allá de su valor fisiológico. Cuando nace un bebe, ¿Qué es lo primero que se hace aparte de revisar que respira? Pues es simple, verificar su sexo, comprobar su genitalidad.

La existencia de un pene, da como resultado que se le brinden pleitesías al niño, dando comienzo a lo que llamo un culto al falo, algo ya casi tan viejo como el mismo hombre.

Las ventajas del pene también se convierten en servidumbres, sobre todo en el terreno sexual. Cuando, a partir de una concepción machista del placer, el éxito de la relación pivota en un miembro tan caprichoso, —ahora estoy duro, ahora estoy flácido—, dando como resultado el temor y la inhibición. No olvidemos que la disfunción eréctil es uno de los motivos de consulta más frecuentes en terapia sexual.

En el siglo XXI siguen existiendo culturas en las que el tener pene se convierte en una cuestión de vida o muerte −creo que con esto se podría decir todo−.

Sin duda se le ha otorgado una gran importancia a los genitales masculinos, tanto es así, que cientos o miles de artículos se han escrito con respecto a él, así como varios estudios.

Vía l El mundo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *