Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El milagro de sobrevivir al SIDA

dlopez 24 junio 2010

610x.jpg

Lucy Chesire, keniata, es el ejemplo perfecto para explicar que el SIDA no es una enfermedad mortal. Ella misma lo contrajo con su novio, que no conocía su infección, y padeció VIH y tuberculosis. Esta última enfermedad no dio la cara porque el SIDA tapaba su aparición en las pruebas, el vacilo de Koch la dejó sin fuerzas y todos la daban por muerta.

Tras siete meses en el hospital recibiendo fármacos que no hacian nada en su organismo se dio cuenta de que era una muerta más. Las miradas de compasión, el abandono y la desidia hicieron mella en el equipo médico y la mandaron a su casa para que falleciera.

La medicación retroviral no funcionaba contra la tuberculosis pero sí contra el SIDA, sus defensa se reforzaron y logró salir de la enfermedad. Acaba de venir a España para denunciar que este tipo de medicación no es accesible para la mayoría como tampoco lo es el control de la tuberculosis, ambas enfermedades deberían seguir un férreo sistema para ser erradicadas.

También apunta momentos de crítica social, repulsión, abandono y sobre todo el estigma que supone estar enfermo de SIDA en África. Desde aquí apoyamos su iniciativa y le mandamos nuestro apoyo a todos los enfermos para que logren seguir adelante.

Vía | El Mundo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *