Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El miedo a la eyaculacion precoz

Luigi Eroxxx 13 julio 2009

eyaculacionprecoz.jpg
Buscando entre los temores que mas nos aquejan a los hombres, encontré uno bastante curioso, que más que miedo es una preocupación muy grande a la hora de tener sexo. Me refiero por supuesto a la eyaculacion precoz, retrasar el momento de la eyaculación constituye una de las preocupaciones masculinas más extendidas. De hecho, entre los varones, la eyaculación precoz y la disfunción eréctil son los problemas sexuales que con más frecuencia nos hacen consultar a los sexólogos.

La clave fundamental del problema es la propia concepción que se tiene de precocidad y la preocupación muestra las mismas características en relaciones hetero u homosexuales. Lo inmediato, y en apariencia sencillo, es cuantificar el tiempo que transcurre desde la penetración hasta la eyaculación. Descartados los claros casos de eyaculación tan precoz que el coito -sea vaginal o anal- se hace imposible, la preocupación surge cuando eyaculando durante la penetración, se hacen reproches sobre su excesiva rapidez o ausencia de control asumiendo que por ello la pareja no llega a disfrutar lo que podría…

Si tomamos un cronometro y medimos nuestra duración, podemos quitarnos la idea de que somos o no eyaculadores precoces, por ejemplo: el hombre que se considera normal tarda en eyacular 7,3 minutos, en tanto que los autocalificados como precoces eyaculan en 1,8 minutos de coito.

Lo que les puedo recomendar, es que ejerciten el control sobre la eyaculacion, algo no tan simple pero bastante efectivo, pero entendido de forma razonable, ya que la exagerada preocupación por controlar la emisión de esperma, además de interferir en el placer, puede tener el efecto contrario y por el nerviosismo, hacer que se eyacule antes.

La clave está en mantener un control razonable vinculado a la auténtica necesidad que se experimenta. Para esto lo mejor es una cierta actitud de autoescucha positiva -no autoobservación crítica-, ser condescendiente y tener confianza y complicidad con la pareja.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *