Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Mi maestra de sexo (III)

dlopez 11 agosto 2010

maestra300.jpg

Y así empezó todo, los dos solos en la oficina día tras día, los pintores, carpinteros, fontaneros y demás personal haciendo el paripé y ella en plan profesional intentando empujarle al tiempo para charlar por teléfono con su familia durante unas 2 horas al día a costa de la empresa. Los primeros días ni me miró, como siempre, pero las circunstancias la obligaron a hablar conmigo.

Poco a poco fuimos hablando un poco de todo y la rutina laboral fue dándole paso a hablar un poco de nuestras vidas amorosas, sobre todo de la suya, para ir dejando a un lado la obligación y fomentar un poco la devoción.
Ella me comentó que lo que hablaba de su marido era verdad, que era no la tocaba, que la tenía pequeña y que no disfrutaba en la cama desde hacía años. Un buen día llegó la pregunta del millón, ¿Tienes novia?, y decidí no mentir y contarle un poco cómo había sido mi vida en ese sentido.

Se sintió un poco rara al estar conmigo a solas pero pronto le ví en sus ojos el deseo de desvirgar a alguien menor que ella. Lo noté porque cada vez se acercaba más, me hablaba de noticias de internet en la que salía algo relacionado con el porno y me indicaba lo sola que se sentía en su casa con eso de que la familia estuviera en la playa.

Pensé que sería una más, como tantas, que intentaba darme el calentón para salir huyendo pero no fue así. Ella sí que llegó a más y consiguió el propósito de desvirgarme de una manera que ahora les cuento.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *