Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Mi maestra de sexo (I)

dlopez 9 agosto 2010

mzl_gbhgeddh.png

Nunca pensé que este verano fuera el momento. Siempre la había tenido ahí, en la oficina, siempre me había masturbado pensando en ella pero bien sabía que ni yo era uno de esos “cachas” que ella siempre decía admirar y tampoco alguien “Con la polla grande y con dinero, para pobre y desgraciado ya tengo a mi marido”, pero sí es cierto que cada vez sentía algo más por ella.

Yo llegué a la empresa cuando ella ya llevaba allí unos 10 años. Como es normal, me sigue llamando “el nuevo”, a pesar de que han venido nuevos trabajadores tras mi entrada en esta oficina, y desde el primer momento me cogió cariño.

Es posible que su carácter, alegre y divertido, tan opuesto al mío, fuera la primera gota de soldadura en mi corazón. Lo cierto es que a sus cuarenta y algo sigue teniendo un cuerpo de ensueño y su desparpajo a la hora de hablar de temas sexuales sigue gustándome mucho.

Pero no se trata sólo de alabarla sino de también de contarles cómo soy. Un poco alto, con barriga, la tengo pequeña, no tengo amigos y no me gusta la gente. Es decir, voy al trabajo, sonrío porque me pagan y me vuelvo a mi casa, nada más.Las conversaciones anteriores las he oído a la hora del café y más o menos en plan espía ya que, quitando los primeros días, nunca entablé con ella, ni con el resto de compañeros, una conversación más larga de lo debido.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *