Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Masturbación infantil

Luigi Eroxxx 4 mayo 2009

infantil.jpg
Uno de los temas que más preocupan a los padres y sobre el cual sigue existiendo desinformación es la masturbación infantil, que cuando comienza a hacerse evidente pone en jaque a los padres pues la gran mayoría no sabe cómo manejar la situación.

Uno podría pensar que los niños practican la masturbación con el mismo fin que nosotros los adultos la practicamos, por lo que al ver a nuestro niño tocándose como nosotros nos tocamos le damos esa carga erótica que para nosotros tiene la autoexploración.

La masturbación en los niños es más frecuente de lo que parece
, aunque como padres pensemos que nuestro hijo es el único que se toca y que es “precoz”, por lo menos la tercera parte de los preescolares ha tocado sus genitales y ha experimentado placer al hacerlo, pero no es el mismo tipo de placer que experimentamos los adultos, pues aún no existe el mismo morbo sexual.

Imagínense que desde alrededor de los cinco meses, cuando el bebé aprende a sujetar las cosas, empieza a tocar sus genitales, pero es recién a los tres años en que les presta más atención y busca tocárselos para obtener placer, no un placer como el del adulto, sino el de una experiencia agradable al tacto.

Entre los tres y cuatro años los niños empiezan a sentir la necesidad de explorar sus propios cuerpos
y los de sus padres, por lo que empiezan a tocarse y rascarse los genitales y hasta poniéndose objetos entre las piernas y rozándose con ellos hasta que se les ponen las caritas coloradas y sudan.

Como padres debemos tomar con la más naturalidad posible este comportamiento y tan sólo poner atención a la salud sexual del pequeño, no decir que no se toque sino explicar que es un acto íntimo para él solo, para llevarlo a cabo en su cuarto; con higiene, por lo que antes de tocarse debe lavarse las manos, tener cuidado de no usar objetos que puedan lastimarlo.

Sobre todo poner atención que la masturbación no sea efecto secundario de otra situación personal, como por ejemplo que el niño este expuesto a material sexual o conductas sexuales inapropiadas o ser simplemente una manera de manejar la ansiedad por cambios familiares.

Vía l Sexología


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *