Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Las etiquetas dentro del sexo

Luigi Eroxxx 29 julio 2009

katemossbed2.jpg
Algo que en ocasiones comento, o más bien respondo cuando me preguntan sobre mis preferencias sexuales, si soy heterosexual, homosexual o bisexual, simplemente respondo, que soy simplemente yo. Quizás esta respuesta genera más dudas, pero es que así es, nunca me han gustado ni me gustaran las etiquetas, mucho menos las sexuales, no pueden comunicar con precisión quienes somos.

Las palabras encasillan. Son etiquetas, que bien empleadas resultan muy útiles. Pero también podemos caer en la trampa de pensar que la etiqueta es la realidad −el dedo que señala la luna no es la luna, en términos zen−.

Parece ser que todos necesitan etiquetar, contar con parámetros, puntos de referencia, estadísticas, que nos podrían proporcionar una falsa seguridad. Frecuentemente, las personas buscan la normalidad, sin darse cuenta que esta misma constituye una etiqueta, deseable, pero etiqueta al fin y al cabo.

Algo similar ocurre en términos de orientación sexual, que si somos heterosexuales, homosexuales o bisexuales, siendo estas etiquetas que no revelan la realidad que vivimos como personas. ¿Acaso si me gusta el sexo anal soy considerado homosexual?, estas etiquetas son tan restrictivas que deberían ser abolidas.

Deberíamos empezar a analizar que etiquetas sexuales tenemos, quizás el darle demasiada importancia y valor a la virginidad o tener días específicos para el sexo, las etiquetas abundan, tan solo les puedo aconsejar de que sean ustedes mismo, que se adentren dentro de sí mismos, y no dejen que una sociedad maniatada culruralmente les diga cómo comportarse en el ámbito sexual.

Y quien diga que no se cuelga etiquetas que lo piense dos veces. El problema no es la etiqueta si no el creer que ésta lo es todo.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *