Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La representación grafica del sexo

Luigi Eroxxx 12 agosto 2009

pornografia.jpg

Con el paso del tiempo, al menos a mí, las películas porno o con sexo explicito, han perdido mucho del estimulo erótico que conseguían. Las imágenes detallas del sexo son bastante limitadas en cuanto a lograr excitación. Los seres humanos somos la única especie en darle un significado simbólico al sexo. De esta cualidad humana llevada a un punto extremo da como resultado la aparición de parafilias o las diversas variantes sexuales que existen.

Como especie hacemos del erotismo una fuente de inspiración mucho muy poderosa, el sexo y sus representaciones son algo tan viejo como el mundo mismo. En tiempos prehistóricos ya se dibujaban o se hacían estatuillas con caracteres sexuales exagerados: senos enormes, falos prominentes…

En muchas culturas antiguas se le daba una gran importancia al sexo y a su adoración, como en China donde se han encontrado jarrones con claras representaciones de actos sexuales y no podemos olvidar a los romanos, los cuales dejaron su legado en la ciudad de Pompeya.


El sexo y su representación grafica han sido atacados por el tiempo, como en el cristianismo que llego a prohibir muchas cuestiones enfocadas al sexo. El cual durante mucho tiempo y aun en la actualidad se consideran tabú y son censuradas de forma flagrante.

Actualmente, la industria del sexo ofrece una inmensa variedad de representaciones del sexo, adecuadas a todas las preferencias y adaptadas al gusto del aficionado. Según su contenido, podemos encontrar, por ejemplo: pornografía amateur; porno-cum; bondage; breast-porno; fetichista; Hentai; heterosexual; gay; orgiástica; étnica (asiática, negra; latina; interracial); zoofílica, voyeurista… Desgraciadamente, la oferta en el mercado también incluye porno con niños, víctimas indefensas de esas terribles prácticas.

Además de la compartida expresión formal del erotismo, a través del cine, el arte, la literatura…, cada ser humano cuenta con su imaginario sexual, sus imágenes y fantasías propias, íntimas y muchas veces secretas, esas que encienden la chispa de la excitación y son el impulso para escalar los peldaños del placer.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *