Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La primera vez l

Luigi Eroxxx 23 abril 2009

primera-vez.jpg
A lo largo de nuestras vidas, existirán sucesos que nos marcan y nos definirán como seres humanos, éxitos, fracasos, aciertos y equivocaciones, nos trazarán una conducta; pero sin lugar a dudas el suceso que en verdad nos debió de haber impactado o lo hará es: nuestra primera vez, refiriéndome al primer encuentro sexual, pero ¿La primera vez nos marca tanto?

La primera experiencia sexual puede ser importante, debe ser importante, pero no tiene necesariamente por qué ser determinante en la persona, debería ser más relevante la cuestión de en qué condiciones y circunstancias ocurre esa ‘primera vez’, aclaro que es mi humilde opinión, porque es completamente real que, para la gran mayoría de las mujeres es un paso importante y una decisión transcendental en su vida, el simple hecho de decidir comenzar su vida sexual, sobretodo la persona con la que se ha decidido llevarlo a cabo.

Hay que dejar muy claro que eres tú quien decide cuándo, cómo y con quién, quieres que ocurra esa primera vez; de esta manera puedes establecer hasta dónde quieres llegar, es importante que se informe al compañero sexual que se trata de la primera vez para que tome la situación con calma y no apresure el suceso.

Nosotros sugerimos a la persona que tendrá relaciones sexuales con un primerizo que utilice la regla de oro “Trata como te gustaría que te trataran” o en este caso que intente recordar cómo fue su primera relación y cómo le hubiera gustado que sucediera, sin duda ponerse en el lugar de la otra persona ayudaría mucho.

Siendo el primer encuentro sexual por regla general suele haber nervios y muchas preocupaciones con respecto a lo que ocurrirá, como ocurrirá, lo que causa mayor estrés es la duda de si se estará a la altura de la ocasión. Por lo tanto, es imprescindible relajarse, mantener la calma y mentalizarse para lo que ocurrirá, de forma positiva lo que termina ayudando a un mejor desempeño.

Sin embargo, están las nada confiables expectativas un tanto exageradas de lo que supone el acto sexual, hemos escuchado en más de una ocasión comentarios como: “Tampoco es para tanto, yo me esperaba mucho más”.

Mayormente en las mujeres que han estado guardando su virginidad, con una idea excesivamente romántica, poco realista y bastante soñadora, habiendo quedado defraudadas por la carnalidad del acto; son tan altas las expectativas que olvidan un hecho innegable que el placer sexual y el orgasmo, son lo que son y están para disfrutarlos, no para divinizarlos.

Continuara en La primera vez ll

Vía l El mundo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ENLACES A ESTE ARTICULO