Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La obsesión por el físico

Luigi Eroxxx 13 mayo 2009

cuerpo.jpg
La historia del ser humano ha sido marcada en cada una de sus épocas por las tendencias y las modas, en nuestro mundo actual existen muchas oportunidades de mejorar nuestra estética, ya sea por medios quirúrgicos, químicos o naturales, pues se pueden conseguir infinidad de métodos para adelgazar o mantenerse joven y bello, sin importar el lugar en donde nos encontremos, la publicidad nos alcanzará, ya sea que estemos en México, Estados Unidos, Europa como en otros tantos países del globo terráqueo.

Ciertamente esto se puede tomar como algo positivo, debido a que incrementa la importancia que le damos a la salud y al cuidarnos mucho más, tanto en el aspecto físico, como en la alimentación, también es verdad que muchas personas lo convierten en su razón de ser y de vivir, restándole importancia a la familia, trabajo y hasta a las relaciones sentimentales.

La adoración a la imagen en esta época está un poco excedida, con esculturales cuerpos al puro estilo “gym” o pasados por la cirugía plástica, existen casos en los que esto puede dar como resultado efectos negativos en la persona y podría tener secuelas muy graves; en varios documentales transmitidos por televisión se explica a través de testimonios y con todo lujo de detalle los problemas que pueden producir todos los implantes o alteraciones estéticas corporales, la crudeza con la que se habla del tema da mucho que pensar y reflexionar sobre estas intervenciones y las personas que se las realizan.

Debemos ser conscientes del bombardeo publicitario al que nos vemos sometidos día a día
, el cual nos da las tendencias que sigue la moda, nos muestra que es lo socialmente aceptado como atractivo y sensual, por supuesto que los gurús de la publicidad saben qué motivaciones tienen que tocar y explotar, siendo el sexo la principal, por ello, es necesario aprender a diferenciar lo que realmente queremos y necesitamos.

Nuestra autoestima es un claro reflejo de cómo nos vemos a nosotros mismos
y suele mostrarse en el cuidado personal, la higiene y por supuesto en la apariencia que mostremos a los demás.

Mostrar interés en el cuidado personal es mucho más que esperado, es necesario, pero en ocasiones las personas intentan ocultarse a través de una esmerada apariencia, llegando incluso a transformarse; esta preocupación por el aspecto físico puede convertirse en una clara obsesión, brindarle tanta importancia a la cultura física puede dar como resultado un desequilibrio entre los demás aspectos de nuestra persona, así como nos ocupamos de nuestro aspecto físico, deberíamos ocuparnos también del psíquico, cuando este equilibrio se rompe y afecta otros ámbitos de nuestra vida, es pertinente detenernos un momento y analizar nuestra conducta.

Seguramente podemos encontrar actitudes y rasgos de personalidad que podríamos mejorar y también desarrollar habilidades de comunicación que resultan tan útiles en nuestras relaciones amorosas y sociales, en vez de centrarnos en una sola parte de nosotros y explotarla, deberíamos ir poco a poco, pero de forma general, para que desarrollar un cuerpo increíblemente musculoso si no entrenamos nuestra mente.

No le podemos restar importancia a lo relevante que es la apariencia física en la atracción sexual, ni en como un físico agradable llama la atención dando una buena primera impresión, pero una cosa es un encuentro casual que termina resolviéndose con un acto puramente sexual y otra aquellos encuentros que terminan en la sintonía total, cuando cada momento, cada vivencia, se convierte en algo único, cuando esa persona no es necesariamente la más guapa, ni la más joven, ni la más delgada, se convierte en un ser maravilloso y único.

El amor y la felicidad son, sin lugar a duda, el fin último del ser humano
, que necesitamos para amar a la otra persona o que ella nos ame de igual manera, no necesariamente un físico escultural, no las medidas
anatómicas perfectas, el rostro más bello, tampoco necesitamos un IQ elevadísimo o ser millonarios.

Gracias a una fuerza más elevada que nosotros y para nuestra gracia, el amor es universal
, no distingue diferencia alguna y cada ser humano tiene las mismas posibilidades de experimentarlo y gracias a esto cuando podemos sentir amor por otra persona, esta se convierte ante nuestros ojos en la completa perfección, en el ser más bello e inteligente y sin necesidad de horas en el gimnasio, dolorosas horas de cirugía, tratamientos de botox o láser.

Sin duda alguna no existe mejor método que el amor, pues es lo único que se necesita para sentirse pleno y satisfecho, con nosotros mismos y con nuestra pareja.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *