Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Las inoportunas erecciones

Luigi Eroxxx 2 julio 2009

erecciones.jpg
Quién de nosotros no ha tenido un pequeño problema por una erección no deseada, o alguna ocasión o lugar poco recomendable. No estamos hablando de una disfunción, sino de una respuesta del pene provocada por estímulos de distintos tipos.

Es un hecho conocido que muchos hombres despiertan con una sólida erección por las mañanas
. Durante muchos momentos de la noche, el miembro puede mantenerse en guardia y al llegar la mañana sigue en pie. Esto preocupa a muy poca gente. La historia es muy distinta cuando las erecciones se producen en otras situaciones.

Es impresionante la sensibilidad del prepucio y del glande. En ocasiones, se puede estimular el pene por cuestiones circunstanciales, algunas veces o muchas, sin desearlo, el simple roce de nuestro pantalón al caminar puede llegar a ser suficiente para provocar una erección, ya no hablemos de cuando vemos alguna escena erótica, o una chica muy atractiva y sensual.

En cuestión de segundos el pene puede alcanzar su máxima erección.
Dependiendo de la ropa que lleve, su erección resultaría sumamente inoportuna y bastante visible.

Otra situación inoportuna puede darse cuando al calor de los besos y los abrazos, el miembro se transforma y hace acto de evidente presencia. La erección del varón delata el estado de su libido. Lo peor puede llegar si el miembro empieza a soltar flujo preseminal y la mancha resalta la situación. Esto es algo bastante común sobre todo entre los adolescentes que aun están probando las mieles del amo (benditas hormonas).

Imaginen lo difícil que debe ser para aquellos hombres que van a las playas nudistas, algo que debemos entender es que es un impulso natural y muy pocas veces podremos controlarlo, les aseguro que es preferibles este tipo de accidentes que cuando simplemente no reacciona el pene.

El cuerpo humano es bastante sabio, ni nos debe causar problemas y mucho menos vergüenza y aquel que esté libre de pecado que lance la primera piedra.

Vía l El mundo


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *