Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Hugh Hefner, de Playboy, salvará su imperio con una nueva estrategia comercial

dlopez 1 agosto 2010

hugh-hefner-with-playmates.jpg

Hugh Hefner, amo y señor de Playboy, está empeñado en salvar al mítico conejio de las fauces de su competidor más directo, Penthouse. Aunque los beneficios no son, ni mucho menos, los que fueron en los setenta, la revista quiere perdurar en el tiempo. Sólo Hefner, su creador, es capaz de hacerlo y por eso ha cambiado su modus operandi.

Si hace 40 años se vendía unos 9 millones de ejemplares al mes ahora apenas se llega al millón y medio. El formato digital ha podido con la revista más comentada de todos los tiempos y una OPA de Penthouse provocó la alarma entre todos los lectores. Pero Hefner se encajó, hace unos días, en su empresa y comentó que quería comprar el 30% restante de las acciones que no le pertenecen, pagaba un 40% más de su precio de mercado y el efecto inmediato fue la subida en bolsa.

Ninguno de los economistas preguntados saben responder a la pregunta del millón. A ver, Hefner daba 94.7 millones de dólares por el 100% de Playboy Entreprises, Penthouse le compraba todo el paquete por 147 millones y aun así dijo que no. Los analistas comentan que “Es Hefner. Su estilo. Su muerte revalorizaría la compañía”.

Es curioso porque Hugh sólo se encarga de escoger a las chicas, los chistes y las cartas de los lectores. Sólo y nada más que eso. Un economista comenta que “Su plan está bien claro. Quiere comprar el 100% y no tener que someter ninguna decisión al resto de dueños de la empresa. Así se convertiría en una empresa familiar y los inversores minoritarios le darían el apoyo que necesita”. Resumiendo, sacar al conejito de la Bolsa supondría un golpe de efecto.

El imperio del porno se tambalea y todo el mundo pierde dinero al no poder luchar contra el porno gratis de internet. Hefner ha pensado en hacer algo al respecto y seguro que lo conseguirá.

Vía | El País


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *