Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

De las hormonas al amor

NEodAni 6 agosto 2009

Hormonas y AmorPara algunos científicos en los 2 primeros años de una relación predomina la «neurotrofina» que marcaría una etapa del deseo; pasado este tiempo toma el relevo la «Oxitocina», hormona que favorece más los enlaces afectivos.

Según el Dr. Walter Riso, el amor se compone de tres factores: deseo (eros), amistad (philia) y ternura (ágape). Retomando a los hombres de ciencia, toda relación sólo basada en “eros”, al año y medio empezará a decaer, aunque todos hemos oído de relaciones creadas a base de sexo acabar en mucho menos tiempo. Preguntémonos ¿con el tiempo nuestras relaciones se desgastan o maduran?

Recuerdo de hace años un libro de mi colección, llamado “El Triángulo del Amor” de Robert J. Sternberg (Ed. Paidós), el cual ahora veo que coincide con lo mencionado por Walter Riso, pero con las 3 palabras: «Pasión», «Intimidad» y «Compromiso», en el que resumiendo una pareja consumada es la que conforma un triángulo equilatero con estos tres factores a proporciones iguales ¡vamos! que ni “amigos” con derecho a roce, ni amor platónico, ni folladores compulsivos, sino simplemente «una pareja» que crecen juntos día a día, sobre un valor en común de compartir la ilusión de una pareja estable.

¿Las hormonas nos determinan? ¿somos una especie polígama? ¿todos somos infieles por naturaleza y lo tenemos que aceptar? Mal que le pese a más de uno para justificar sus propias épocas y tendencias, ni tanto ni tan poco. ¡Tenemos capacidad de elección!, de aprender, de crecer y de madurar, junto con la otra persona.
pasión y amor
Los sexólogos dicen: ¡El sexo mejora con los años!. Y así es, vamos conociendo mejor nuestro cuerpo y madurando. Algunos estudios de universidades han observado que con la edad muchas mujeres mejoran en la calidad de sus orgasmos y como los sieten respecto a cuando eran más jovencitas. También con los años vamos perdiendo inhibiciones y la satisfacción no está solo en la «potencia» sino en el captar más matices de las experiencias.

Para los más intelectuales la palabra amor es polisémica, osea tiene muchos significados o se la puede analizar desde muchas perspectivas y distinguirán en un alarde de conocimiento antropo-filosófico la diferencia entre enamorarse y amar, e incluso citarán al filósofo Leibniz para pillar el punto común de todas las definiciones de amor, en su frase: “el amor es alegrarse de la felicidad del otro”, como hace la doctora en filosófia Diana Cohen Agrest, en un artículo para IntraMed, con el que casi se me queda bloqueada la memoria ram y el area polisémica del neocortex.

Sea como sea, como decía Jean de la Fontaine: “Nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas” y si le añadimos unas cuantas endorfinas ya ni te cuento. Vosotros ¿que valoráis más? ¿pasión, amistad o compromiso?

Vía | Terra.com


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *