Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Hagámoslo con condón

Luigi Eroxxx 6 mayo 2009

carino-hagamoslo-con-condon1.png
En la época actual, hablar de sexo seguro implica practicas que buscan formas de disminuir la posibilidad de un contagio de aluna enfermedad de transmisión sexual. Una de las principales de causas de contagio entre hombres y mujeres con relaciones supuestamente monógamas, es por supuesto la infidelidad, pero más que eso la falta de lealtad.

Al contagiarse uno de los miembros de la elación y no decirle a su pareja que han tenido otros compañeros sexuales, la pone en un importante riesgo de salud. Quizá pese mucho la larga historia de hipocresía que nuestra sociedad lleva a cuestas, así como la doble moral: vicios privados, públicas virtudes.

El miedo a la ruptura puede bloquear la opción de permitirse la saludable acción de revisar honestamente las bases de la relación para negociarlas. Cierto es que el abanico de posibilidades de cómo llevar una relación de pareja se amplía automáticamente. Y, más que ser un problema, puede ofrecer la solución, al tiempo que es el genuino reflejo de la realidad que se tiene frente a sí.

La imposición de criterios morales tradicionales viene demostrando su inutilidad desde hace un tiempo. Hay criterios que se asumen como esenciales para la relación de pareja y a veces no se sabe muy bien por qué. Uno de éstos es la fidelidad sexual, a toda costa y a cualquier precio. Ello, con frecuencia, sólo consigue constreñir la relación. Llegan a tener el poder de forzar rupturas traumáticas e innecesarias si se hubieran contemplado otras opciones al vincularse.

Para muchas personas la fidelidad es una valiosa opción, que se asume como condición definitoria de un vínculo saludable. Ciertamente, la amenaza del VIH estimula que se aclare el contrato de la pareja y que se fundamente en la salud. Es éste un criterio que resulta más válido y objetivo que cualquier moralina o costumbre social adquirida, que sólo causa confusión y mantiene la hipocresía, la doble moral tan dañina.

Sin ánimo de alarmar, hay que saber que algunas personas se enteran de las infidelidades de su pareja cuando aparece el VIH. Esto no es de extrañar, considerando que muchas relaciones de años se apuntalan en el no querer enterarse, en el negar la evidencia… Por eso hay que tener en cuenta nuestro contrato de fidelidad. Una manera responsable y honesta de comenzar puede ser diciéndole a tu pareja: ‘Cariño, hagámoslo con condón’.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *