Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Freud y la sexualidad

dlopez 24 enero 2010

freud-220909g5.jpg

Freud siempre ha sido, por derecho propio, uno de los autores más comentados por sus estudios sobre la sexualidad humana. Si ya sus teorías sobre el psicoanálisis y el significado de los sueños nos sirvieron para conocer un poco mejor nuestro interior, el estudio en profundidad de la pulsión sexual nos ayuda a saber qué nos ocurre cuando pensamos en tener sexo con alguien.

Para el autor la sexualidad se divide en dos partes, lo que hacemos (expresión) y lo que no hacemos y queremos hacer (represión). El autor defendía el acto sexual como algo que indica que estamos aquí, que estamos vivos y que queremos sentir lo que nos ocurre. El uso de imágenes sexuales en la publicidad o en los medios de comunicación vendrían a intentar “encender” nuestro impulso sexual y a querer adquirir ese producto.

Freud se centró, especialmente, en el análisis de la represión sexual contra la mujer. Ha pasado un siglo pero sus teorías parecen estar más vigentes que nunca. Un hombre con deseo sexual que hace el amor con varias mujeres es un “macho”, si la mujer hace lo mismo es una cualquiera (por no decir algo peor). Este uso machista de la sexualidad ya se producía en tiempos del citado analista.

Pero el sexo siempre ha sido el arma para fustigar a la gente. Los curas suelen castigar el acto de la masturbación porque no se hace para la reproducción y eso significa que si se hace por placer es pecado. A las mujeres se les viola para castigarlas en algunos países y el uso del sexo sigue siendo más negativo que positivo.

Por eso habría que mirar un poco lo sucedido en la sociedad desde que Freud escribió estas teorías hasta hoy. Si algunos, sobre todo los filósofos y psiquiatras más modernos, ya han proclamado la caducidad de las teorías freudianas, hoy queremos romper una lanza a su favor. Porque quizás sólo se trata de satisfacer el deseo sexual y ser feliz o de no hacerlo y convertirse en un amargado/a.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *