Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Las feromonas o cómo convertirse en una mujer irresistible

dlopez 16 enero 2010

974f9199b9.jpg

Es posible que ya estés harta de que te ignoren. Con lo que tú vales y nadie te mira a la cara. Medio sueldo, la que lo tenga, gastado en las mejores tiendas de moda y los tíos no te miran ni a la cara. Pues eso ya es historia, las feromonas se inventaron para ayudarte, adiós a las noches de soledad.

¿Cómo conseguir que un tío me mire y se rinda a mis pies?, ¿es posible conseguirlo? Con las feromonas sí, todo es cuestión de que te huela el interesado y se volverá loco por ti. Así de sencillo y así de claro es este timo de la estampita que se vende como churros y que no sirve para nada.

Y no sirve no porque no sea algo “científico” sino porque el hombre, al menos la mayoría, no va por ahí buscando a una hembra y saltando de rama en rama. Estos perfumes se basan en la esencia de feromonas, estas sustancias son procesadas por el olfato y de ahí pasan al cerebro. Con sólo olerlas despiertan el instinto sexual del hombre.

Es decir, el sudor que produce hacer el amor está lleno de feromonas. Este olor es el típico que se denomina “de celo”, las mujeres lo eliminaron con el paso del tiempo y las hembras del reino animal lo siguen teniendo. Pero al igual que las mujeres han cambiado los hombres también. Es posible que un olor nos estimule pero sabemos controlarnos.

Porque una cosa es tener una ayuda y otra bien distinta es cambiar la imagen que una mujer tiene. Seguimos apostando por fomentar los encantos personales de cada persona y por dejarse de cantos de sirena. Sólo así conseguiréis tener al hombre que queráis.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *