Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La felación, cuando a la mujer no le gusta practicarla

dlopez 4 abril 2011

felacion.jpeg

Algo importante que tenemos que tener en cuenta cuando hablamos de sexo es que no hay que hacerlo todo en todo momento. Es más que probable que alguna vez hayas sentido cierta repulsión a practicarle una felación a tu pareja. El olor del pene y su sabor no son lo más agradable del mundo por lo que tu “asco” es completamente normal.

Al practicar la felación no sólo estamos hablando de darle placer a tu pareja sino de un factor psicológico mediante el cual puedes controlar a tu pareja totalmente. Mientra que la practicas él está a tu merced y eres tú la que manda por lo que quizás esto te anime a practicarla. Te decimos cómo perderle “el miedo” a esta práctica a continuación.

La higiene es fundamental por lo que te aconsejamos que te duches con tu pareja y que seas tú misma la que le laves el pene a conciencia. Es importante también indicarle que ya sabes el camino y que no eres una licuadora, si le comentas que no tiene que forzarte empujando tu cabeza hacia abajo habrás ganado mucho.

Comienza a lamer el pene como si fuera un helado y cuando te lo introduzcas en la boca usa tu mano como tope para evitar que te provoque arcadas. Colócate siempre arriba para controlar tus movimientos mejor. Intenta ir poco a poco y si siguiendo estos consejos no logras que te agrade has de ser lo más clara posible y decírselo a tu pareja. Si te indica que “buscará lo que no tiene en casa fuera” ya sabes lo que tienes que hacer…exacto, por correo certificado a su madre y ya vendrá otra persona que te comprenda mejor.

Vía | En Femenino


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *