Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La falta de deseo sexual femenino es un invento de las farmaceúticas

dlopez 3 octubre 2010

pharma-01-sm.jpg

El título del post es bastante duro pero no lo decimos nosotros sino el mismísimo British Medical Journal. Tras varias investigaciones del cuerpo de la mujer, de la medicación que se les receta y del resultado de la misma en el organismo femenino se ha llegado a la triste conclusión de que esta medicación es inocua, que la mujer cree tener una falta de deseo sexual por “imperativo comercial” y que no hay ningún motivo para seguir con esta patraña.

El autor de este artículo, Ray Moynihan, ya comentó hace 10 años esta circunstancia pero esta década la ha usado para confirmar lo que dijo y ha llegado a la siguiente conclusión, “Si hace 10 años dije que la industria farmaceútica se beneficiaba de este problema, ahora afirmo que ha sido la industria la que ha creado este problema”.

“Es todo un invento de estas empresas. La idea era hacer estudios avalados por encuestas a mujeres. Las preguntas estaban dirigidas a una serie de respuestas y, por si acaso, los propios encuestadores sabían qué tenían que poner para luego venderle al mundo que la falta de deseo sexual es normal. Se está cayendo en un juego muy peligroso y es que las farmaceúticas crean la enfermedad para vender productos”.

“Un trabajador de Vivus me comentó que jamás se ha hecho un estudio independiente del deseo sexual femenino, siempre se trataba de un trabajo pagado por una empresa con el único objetivo de justificar la venta de su producto como la panacea. Esta misma empresa, que estaba creando una crema vaginal para mejorar el deseo, editó un estudio sobre los peligros de tomar medicamentos contra la impotencia masculina”.

Es decir, aquí da lo mismo lo que padezcas o lo que puedas padecer. Esto parece de película de Hollywood, una empresa se inventa una situación, hace creer que es necesaria la toma de un medicamento en concreto y termina por convencernos. Y ahora preguntamos, ¿El Ministerio de Sanidad?, bien, gracias.

Vía | British Medical Journal


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *