Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Existe algo más que el pene

Luigi Eroxxx 10 diciembre 2008

pene1.jpgEn el disfrute corporal hay demasiadas variantes, que le dan sabor a las relaciones sexuales. Hablemos de algo que les gusta a muchos hombres y a otros no tanto, pero sigue siendo peculiar. Hay hombres a los que les gusta jugar con sus testículos: apretarlos de distintas maneras, recibir caricias, mordisquitos, que se los laman y besen…

La zona de los testículos es tan sensible que es capaz de reaccionar hasta a la más leve caricia. La piel del escroto es delicada y al ser acariciada puede producir sensaciones muy placenteras.

Así que acariciar la zona del perineo, es decir, el área entre el ano y el escroto, puede ser una gran fuente de placer. Una estimulación adecuada en esta pequeña zona intensifica el orgasmo y aumenta el placer. Por adecuada nos referimos a que la presión tiene que ser más bien firme y relativamente fuerte.

La piel del escroto y el contenido (los testículos) son muy sensibles a la estimulación erótica. Algo tan sencillo como, por ejemplo, sujetar los testículos produce agradables sensaciones. Sostenlos de forma suave, pero firmemente, con tu mano. Esto suele producir una sensación placentera que se extiende hasta alcanzar toda la zona genital. La estimulación del escroto también incrementa la amplia zona que lo rodea.

Otro tipo de estimulación placentera para los testículos se consigue deslizando la yema de los dedos por encima del escroto y dándole suaves caricias. Un masaje firme con la punta de los dedos produce unas intensas pero gratas sensaciones en la base del pene. Ocúpate de tus testículos, o de los ajenos, si te lo permiten, y alégrales la vida


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *