Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Errores que no deberían desgastar a una pareja

NEodAni 3 julio 2009

Inocencia, bondad y amor
En mi anterior artículo mencioné el tema de la infidelidad, algo que es un resultado en parte del desgaste de los pilares básicos de una pareja. Muchas cosas estarán ya como consensuadas en esta sociedad como parte del día a día y ya casi se verán como algo normal (celos, discusiones, separaciones, divorcios, etc), pero ello no significa obligatoriamente que eso sea lo que conforma a una pareja saludable y con lo que nos debamos contentar.

Tenemos los errores de base como las dificultades y malentendidos que crean «incomunicación» (clave de todo para muchos psicólogos), la «rutina» y la falta de objetivos en común, los «celos» y la posesividad, la «falta de empatía», la indiferencia y las mentiras evasivas, todo ello refleja el nivel de madurez que tengamos, y eso es “curro” exclusivo de uno mismo, para comprender nuestros miedos y conflictos internos y como superarlos.

En un estudio de 10 años de observación de 100 parejas, un grupo de terapeutas en psicología sistémica, estableció lo que llamaron «juegos de incomunicación» como resumen de todo lo que acaba desgastando y destruyendo a una pareja.

  1. «Querer cambiar a la otra persona»
  2. «Equilibrio entre ¡que te motiva! y ¡que te desmotiva! del otro»
  3. «Los padres, y reflejo de buscar en el otro un papá o una mamá»
  4. «El volverse dependiente del otro»
  5. «Competir en vez de compartir o juegos de dominio»
  6. «la idealización del enamoramiento y el conocer al otro»
  7. «Celos, terceras supuestas personas», el peor de todos y el más consultado a los terapeutas, aquí el miedo es punto concluyente de las etapas de inmadurez en las que nos podemos quedar estancados, los profesionales dicen: “El celoso se siente inseguro, tiene miedo de ser abandonado. En cambio, una persona con una autoestima saludable no piensa que su compañero/a pueda enamorarse de otro.

También quisiera traer una idea más al tema. Mi padre tiene 83 años y hace unos 5 murió mi madre con setenta y pocos, se conocieron de adolescentes y se casaron con 19 años (casi una vida juntos), tuvieron a mi hermana, viajaron a América unos años y al volver me tuvieron a mi. A mi abuelo le pasó algo similar y murió con 92 años. Tengo la sensación que hoy en día se vive a un ritmo diferente y con unos valores diferentes.
Paul Newman y Joan Woodward
No sabría decir ninguna pareja actual conocida por la que sienta admiración, como la siento por muchas de generaciones anteriores; veo alguna de mi generación con ese espíritu familiar y de compartir la vida, pero con los dedos contados de una mano y las personas con cierta madurez suelen estar solas, ya que no encuentran a nadie con estos valores que digo, actualmente.

Espero que el espíritu del «movimiento Slow» que antes era algo natural aumente en las siguientes generaciones, los valores de hacer que tu pareja sea algo más que un ligue o alguien con quien vas probando una temporada, hagan superarlo todo, y el amor haga comprender que una pareja es el eje con que crear tu propia familia, la persona que te puede cuidar cuando estás enfermo y apoyar cuando estas desanimado. Mi padre propuso viajar a América y sin la ayuda de mi madre no lo hubiera podido llevar a cabo, mi madre vio en mi padre a un hombre deportista, cariñoso y familiar y se puso a vivir una vida activa y bonita con el.

Espero que tantos estudios científicos no nos lleven a conclusiones tan sencillas, que digamos: ¡ya lo tenemos! es esto, pero ya sea un poco tarde para conseguirlo, tanto en el progreso social y medioambiental, como familiar-pareja, como personal.

Vía | elpais


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *