Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Entrevista en exclusiva a Prado Vidal (II)

dlopez 23 junio 2011

-¿Consideras que también las mujeres saben poco de su sexualidad?, ¿qué les dirías para que se conocieran algo mejor?

Las mujeres son las primeras culpables de tanta ignorancia y frivolidad sexual. De siempre la sociedad ha sido machista, eso no es nada nuevo. Y me parece genial que cada uno luche y se preocupe por lo suyo. Por eso la mujer debería haberse preocupado de lo suyo. Simplemente, es un problema educacional. Desde siempre, a la mujer la han educado para buscar un marido al que complacer y agradar, tener hijos para formar una familia, y hacerse una buena ama de casa. En esa época y con esa educación, ya tenia bastante trabajo como para preocuparse de su cuerpo y de su sexualidad.

Luego la atontan y la anulan como persona, a base de obsesionarla con su físico. Tenia que quitarse la celulitis, ponerse tetas, quitarse las arrugas, ir a la moda, pintarse las uñas y pasarse media vida en la peluquería. Esto evidentemente la ayudaría a captar la atención del mejor semental para conseguir todo para lo que la habían educado previamente… y aún así la hacen creer que es madura, independiente y que ser mujer está de moda y estamos consiguiendo la igualdad.

Y por supuesto, llega la edad actual y con ella la igualdad social para hombres y mujeres. La ponen a trabajar de sol a sol, evidentemente, tiene que seguir preocupándose de su familia, además, de no descuidar su físico y por supuesto, como está tan agradecida y contenta de que la hagan sentir igual, también tiene que igualarse con el hombre respecto al sexo, pero como lleva tanto retraso, se pone las pilas… ¡de que manera! Y pasa de no follar a no ser que la lleven al altar, a follarse a veinticinco hombres a la vez, mientras otros veinticinco la miran… Es decir, empieza a hacer lo mismo que el hombre hace con el sexo… follar por instinto y necesidad, en lugar de hacerlo por el placer de sentir y hacer sentir a la otra persona. Y es que todo cambio necesita un periodo de transición, con una correcta educación y su tiempo de evolución.

Yo les diría que se tranquilicen, se quieran, se respeten y empiecen a pensar en ellas mismas. Que ser aceptado socialmente no significa hacer todo lo que la sociedad por tradición, educación o evolución se haya dedicado a hacer. Les diría que no vendan ni su dignidad, ni su cuerpo, ni su alma por un puñado de aplausos sociales. Les diría que en el equilibrio está la felicidad. Que ni tanta familia, ni tanto físico, ni tanto trabajo les va a hacer feliz. Pero posiblemente, descubrir su sexualidad y con ella su placer y poder compartirlo y disfrutarlo con una persona de la que recibas y a la que des amor, de verdad (nada de intereses económicos, ni sociales), les puede proporcionar muchísima felicidad. Les diría que se preocupen de su sexualidad y de sus necesidades sexuales y emocionales. Les diría que dejen de ser objetos de placer para convertirse en personas capaces de amar y de sentir.

-¿Qué tipo de preguntas le harías a una mujer para saber si verdaderamente disfruta del sexo y de ese plus de sentimientos que comentas en tu libro?

Lo primero que le preguntaría es si piensa ser sincera, porque las mujeres mienten mucho con respecto a su sexualidad, bueno mienten con respecto a todo. Es más aunque me dijera que lo iba a ser…, tampoco la creería del todo. Así que, para los hombres que hayan preguntado alguna vez a una mujer si ha quedado satisfecha… tener vuestras dudas de su respuesta, casi ninguna es sincera del todo. Las mujeres se han hecho unas expertas fingiendo sus orgasmos. Siempre lo han hecho porque no sabían ni como era tener un orgasmo. Y es que hay ciertas verdades… que es muy jodido reconocer abiertamente.

Muy poca gente es sincera y mucho menos en cuanto a su sexualidad. Y es que, si uno no es sincero consigo mismo, es complicado que lo sea con los demás. Creo que casi todo el mundo miente, lo hacen inconscientemente, de modo automático, para protegerse, por miedo, por inseguridad, por debilidad, y por unos cuantos problemas más que ahora no vienen a cuento.

A las mujeres les pusieron la etiqueta del sexo “débil”, y hace unos cuantos años era cierto. El hombre se encargó de que así fuera para poderla manipular y controlar mejor. Pero ahora muchas mujeres siguen subidas al carro de la “debilidad femenina”, para aprovecharse de los hombres que tanto se aprovecharon de ellas a lo largo de la historia. El problema es que, ya ni saben, ni quieren saber, como poner fin a su mentira, porque la mujer de “débil” no tiene nada. Para convencerse de que la vida que viven es “normal“, o al menos como la del resto (ya sabes… “mal de muchos consuelo de todos“), se rodean de un montón de amigas, tan falsas como ellas, y con vidas igual de vacías. Se dedican a tener niños que llenen su vida aburrida y falta de afecto. A comprar cosas que no necesitan, o a darse tratamientos faciales y corporales que les haga olvidar la vida tan absurda en la que se han metido.

Estoy convencida de que es justamente, la falta de ese “plus” de sentimientos, y a ese “plus” yo lo llamaría amor, lo que lleva a las mujeres, y con ellas a su relación de pareja a ser una auténtica farsa. El problema es que mucha gente, no solo las mujeres, no se mueve por sentimientos, se mueve por necesidad o por instinto. Una pareja puede pasar años y años juntos sin que haya ningún sentimiento de amor entre ellos, con la única sensación de comodidad y tranquilidad. Me parece respetable, pero eso para mí no es una relación de pareja, sino una relación puramente comercial. Para mi esas mujeres no son muy distintas a las prostitutas. Creo que es una forma más de prostituirse, si no hay un sentimiento de amor, de respeto y cariño por la persona con la que compartes casa, cama y cuenta corriente, te estás prostituyendo descaradamente, pero como eso es totalmente aceptado en la sociedad, la mujer sigue viviendo en su mentira. Llega un momento en que no sabe ni lo que quiere, ni lo que siente… ni mirándose al espejo se reconoce. Y pretendes que sea sincera cuando le preguntas, si disfruta con el sexo… posiblemente ni ella misma lo sabe.

Los hombres llevan toda la vida comprando los servicios de las mujeres, evidentemente, sin ningún sentimiento por medio. Hace años lo hacían por pura supervivencia, para que les hicieran la comida y mantuvieran la casa limpia, y por supuesto, para mantener su apellido que eso de que se pierda, a algunos les jode mucho. Y ahora porque los intereses económicos y sociales, han hecho a las mujeres tan superficiales que ya no saben ni pensar ni valerse por si mismas. Necesitan de alguien que las sustente, y los sentimientos entonces pasan a obviarse por completo. Y es que los sentimientos, no tienen precio… y las mujeres, en su mayoría, si.

-¿Consideras que los jóvenes de ahora tienen una buena educación sexual?

Considero que la gente en general, me da igual que sean los jóvenes, los de mediana edad o los mayores, tienen una pésima educación sexual. Y es que es imposible que unos padres que no han tenido ninguna educación sexual, puedan darle una educación a sus hijos. Los jóvenes de hoy en día, tienen unos padres de mediana edad, los cuales a su vez tuvieron unos padres que consideraban el sexo como tabú. El hecho de que los jóvenes, tengan información sexual tan a mano, -porque la tienen por todos lados-, no quiere decir que estén bien educados sexualmente hablando. Los padres de hoy en día, de lo único que se preocupan es de decirle a sus hijos que utilicen preservativos. Y algunos son tan abiertos y modernos que les dejan su cama y sus preservativos a sus hijos para que lo hagan tranquilamente cuando ellos no están en casa. Eso me parece cojonudo para cualquier joven. Ya me hubiera gustado a mí que mis padres hubieran hecho eso conmigo. Pero vuelvo a lo mismo, la educación sexual no puede relegarse únicamente ha explicarle a tu hij@ que hacer para no quedarse embarazad@…

La educación sexual pasa por una serie de valores, por los que la sociedad de hoy en día, aún no está preparada y por como va la cosa…, cada vez lo va estando menos. Muchos de los jóvenes en lo único que piensan es en follar, beber y drogarse… Genial, si yo pudiera vivir así eternamente, sin dañar mi salud física y mental, firmaría ahora mismo. Pero hay una serie de valores y principios, en los que entran el respeto por si mismos y por los demás, que una de dos, o se los enseñan en casa o ni en el colegio, ni con los amigos, ni en la calle lo van a aprender.

Creo que la sociedad y por ende la juventud tiene una educación sexual muy deficiente. El que empiecen a follar a los 14 años, o incluso antes, o el que una chica esté encantada de comerle la polla a cuatro tíos mientras la soban otros 4, o el que sepa los nombres de todas las técnicas de moda para practicar sexo, en lugares públicos, con hombres y mujeres, ignorando su condición sexual, o con 15 personas a la vez en una orgia múltiple, no significa que tengan educación sexual, lo único que significa es que la sociedad está cada vez más vacía de sentimientos, más aburrida y más carente de afecto. En verdad, no se quien me dan más pena si los jóvenes o sus padres.

-Para un alto porcentaje de los hombres es habitual ver porno. ¿Qué piensas de la pornografía?, ¿consideras que se usa a la mujer o que es algo denigrante?, ¿hay un porno ideal para mujeres?, ¿cómo se puede usar el porno en una relación sexual?

¿Qué pienso de la pornografía?, pues creo que la pornografía cumple su función, igual que muchas cosas de esta sociedad que nos han montado y que no tienen mucha lógica si la gente fuera medio “normal“. Imagínate un mundo sin pornografía, sin prostitutas, sin lugares de intercambio, y sin muchas otras cosas ligadas al sexo, ¿que sería de mucha gente? No me lo quiero ni imaginar, se pegarían un tiro o saldrían a pegarlo a diestro y siniestro. Asíque mejor que la siga habiendo, además, la cantidad de gente que vive y se llena los bolsillos subido al carro de la pornografía es enorme, al menos que sea gracias a ella por lo que come todos los días mucha gente. La pornografía no es mala, lo malo es el uso que le da la gente. Y es que con tanto reprimido sexual, y enfermo mental, el porno es una vía de escape de todos sus traumas y restricciones, y el problema es que la degradación humana no tiene fin, cada vez quieren ver algo más fuerte, más humillante y más denigrante y ahí es donde la pornografía raya la barbarie y deja muy en evidencia que el ser humano está bastante podrido.

En cuanto, si ¿considero que se usa a la mujer o que es algo denigrante?, creo que hay de todo. Y es que algunas películas porno dan verdadera repugnancia, ya no por el hecho de degradar a la mujer, que creo que en muchas de ellas si que lo hacen, es porque las hay que dan bastante asco. La mujer siempre ha sido un objeto sexual y la culpa la tiene ella porque así se ha querido vender y también ha sacado mucho partido de ello. Todo esto es un mercado de oferta y demanda. Lo único que hace la pornografía es darle a la gente lo que quiere ver. Y mientras haya mujeres que se presten a ello, se las seguirá degradando hasta limites insospechados, pero como con dinero todo se compra… Y si tenemos en cuenta que la gente que demanda ese tipo de pornografía cada vez abunda más. Cada vez tienen que hacer cosas más extravagamtes, degradantes, sucias y absurdas, porque la mente de la gente que lo demanda está muy enferma y muy reprimida, y en la sociedad que hemos creado cada vez habrá más enfermos reprimidos y más sexo explicito que raye el delito.

Si ¿hay un porno ideal para mujeres?, creo que el porno puede ser ideal para todo aquel que quiera hacer un uso saludable y responsable de él. El porno suele verse en pareja, porque una mujer sola poniéndose porno para masturbarse, no me la imagino. Quizá si lo hubiera lo utilizarían, es posible, no se si lo hay porque ni si quiera se me ha ocurrido buscarlo. Pero si como es lo normal, el porno se ve en pareja, y al hombre le pones una película porno hecha para mujeres, es muy posible que se duerma al minuto y medio de darle al play. Lo que tiene que haber es una sexo sano, divertido y placentero con tu pareja, a partir de ahí la película porno que vayáis a ver os dará igual, porque posiblemente ni la veréis…

Y a la pregunta de ¿cómo utilizar pornografía en una relación sexual?, cada uno le va a dar un uso distinto dependiendo de la pareja que tengas al lado y de cómo vivas tu sexualidad con ella. Por ejemplo, en mi caso con mi actual pareja, al que adoro profundamente y me hace disfrutar como una loca en la cama, utilizamos el porno para desconectar de nuestra rutina diaria. La comentamos de forma jocosa y nos reímos mucho con algunas de ellas, y después de los primeros cinco minutos de distensión mental, para lo único que nos sirve es de banda sonora de fondo. Hay películas que hemos puesto 8 o 9 veces y que todavía no hemos visto… eso sí los gemidos y ruiditos que hacen, crean el ambiente justo para estar presente en lo que estás haciendo. Si te sirve para no distraerte de lo que realmente importa en ese momento, pues fantástico… a ver porno. Y es que la mente es muy cabrona, y como todos nos pasamos el día con obligaciones y responsabilidades, como te descuides le estás comiendo la polla a tu chico, mientras estás pensando que tienes que contestar los correos, devolver una llamada o te estás acordando del hijo de puta aquel que te amargó el día con la jilipollez de turno.

Todo depende, de los ojos y la intención con que veas porno, cuando veía porno con mi primer novio, me sirvió para aprender a comerle la polla… si, si no te rias…, esto lo cuento en mi libro, entonces era muy jovencita e inexperta y de fijarme y probar acabé aprendiendo a hacer unas felaciones dignas de cualquier actriz porno. Además, como el tío en cuestión, era bastante inútil en material sexual, llegó un momento en que cada vez que íbamos a hacer sexo o me ponía una peli porno para excitarme, o el colega no era capaz de excitarme por si mismo… penoso pero cierto. En esa etapa de mi vida, sin el porno me hubiera muerto de pena. Siempre hay que mirar el lado positivo de las cosas y, por supuesto, de la vida…


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *