Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Entrevista en exclusiva a Prado Vidal (I)

dlopez 22 junio 2011

Prado Vidal no es sólo la autora de Algo más que sexo sino que también tiene a su cargo distintos blogs de sexualidad. Podéis leer sus artículos en Sexo Ideas y Algo más que sexo . Una reseña de su libro nos sirvió para conocernos y para ir dándole forma a esta entrevista que ahora podéis leer en varias entregas.

Cuestiones como la pornografía, el papel de la mujer en las relaciones sexuales, las nuevas modas sexuales, el tamaño del pene y varios temas de actualidad más serán analizados por el siempre sincero punto de vista de Vidal. No se puede hablar más claro.

-Tu obra, Algo más que sexo, lleva ya algún tiempo en las librerías y nos gustaría saber cómo ha sido acogida por el público y sobre todo qué tipo de comentarios te hacen los lectores sobre la misma.

La verdad es que han sido muy curiosas las reacciones y las respuestas de la gente. Cuando me hacen esta pregunta, siempre digo que podría escribir otro libro sobre ello y te puedo decir que lo ha leído gente de todo tipo, edad y condición social y da lo mismo la edad que tenga, o de donde venga… cuando tu relación es una mierda, nadie puede disimularlo. Y es que la gente, sin pretenderlo, se deja mucho en evidencia cuando lee un libro de este tipo. Se nota muchísimo si tiene una mente abierta o tiene más prejuicios que vergüenza, y por supuesto, se nota mucho como llevan su relación de pareja, y con ella su sexualidad. Si es de una forma saludable y placentera o por el contrario, están más reprimidos y frustrados que un mono con las manos atadas a la espalda.

En fin, he recibido comentarios desde tacharme de egoísta y pervertida sexual, hasta decirme que mi libro debería estar en los colegios como educación sexual y para la ciudadanía… a mi me gusta quedarme con todos ellos, porque de todos he aprendido algo…

-En tu libro se propone, desde la contraportada, enseñarle al hombre que el sexo es algo más que un mero ejercicio físico. ¿Cómo le explicarías a un hombre normal que la sexualidad femenina necesita mucha más atención que la masculina?, ¿qué piensa una mujer cuando observa que el hombre sólo busca su placer?, ¿cómo podemos conseguir convertir el sexo en algo mágico y no sólo en una expulsión de fluidos?

En cuanto a ¿como le explicaría a un hombre normal que la sexualidad femenina necesita mucha más atención que la masculina?, me gusta el matiz que haces de un hombre “normal”… porque hay mucho anormal suelto… aunque ese es otro tema en el que no quiero entrar ahora.

Simplemente les diría que piensen en ella, en lugar de estar pendientes de si su pene va a estar a la altura, o no. El sexo femenino da para mucho. La mujer tarda más que el hombre en excitarse, mantienen por mucho más tiempo la situación erótico-festiva y cuando alcanza el orgasmo (si lo alcanza) es infinitamente más intenso y duradero que el de los hombres… Si un hombre es “normal” será capaz de asimilar esto y adaptarse a las necesidades de la mujer. Solo tiene que ser consciente de lo que quiere conseguir, -placer para ambos-, y a partir de ahí, fijarse y tomarse en serio la sexualidad de la chica a la que pretende satisfacer. Si es necesario preguntando, probando y experimentando… y muchas veces equivocándose para volver a empezar, pero eso forma parte del juego.

No hay mayor placer… que un hombre quiera, de verdad, darte placer.

– Sobre ¿qué piensa una mujer cuando observa que el hombre sólo busca su placer?, lo primero piensa en lo idiota que se siente por servir de muñeca hinchable a un imbecil del culo…, por supuesto, piensa en lo egoísta y lo inútil que un hombre puede llegar a ser, y a partir de ahí su único pensamiento es que aquello termine pronto para salir pitando de allí… después te invade una tremenda sensación de pérdida de tiempo y de energía y luego te queda un sentimiento entre tristeza, decepción y un soberano aburrimiento, y cuando por fin aquello termina, lo único que quiere es olvidarlo.

– Me gusta la pregunta de ¿cómo podemos conseguir convertir el sexo en algo mágico y no sólo en una expulsión de fluidos?, porque yo pienso que el sexo ya por si solo es algo mágico, no hace falta mucha imaginación, ni muchos inventos superfluos e inútiles para ello… lo que lo convierte en una simple expulsión de fluidos es la mente pobre del practicante, que solo busca un desahogo físico. Creo que el sexo es maravilloso, es un regalo de la naturaleza que les ha venido grande a muchos y no saben que hacer para convertirlo en un circo ridículo, obsesivo y compulsivo.

Seria estupendo que la gente empezara a practicar sexo, con amor, con ternura, con sentimientos, con pasión, sin prisas y sin otra pretensión que la de ser feliz y hace feliz a la otra persona. Sin buscar una finalidad, sin pretender conseguir nada, sin necesitar llegar a ningún sitio. Se puede llegar hasta donde, ambos miembros de la pareja quieran y deseen llegar, pero no por norma social, por pura práctica convencional, o por moda.

Puedes disfrutar del camino mientras llegas a la meta, pero si solo piensas en la meta a conseguir, en el camino te vas a perder muchas experiencias y sensaciones agradables. Si pensamos en dar y recibir placer, la practica sexual puede convertirse en algo verdaderamente mágico. Poniendo amor y pasión en lo que haces, la magia puede ocurrir. Creo que el amor mueve el mundo y también creo que la falta de él, se lo está cargando… y ese, es un problema que una simple expulsión de fluidos no puede arreglar.

-Comentas también que hay mucha gente “perdida” en cuanto al tipo de sexo que le gusta a la mujer. ¿Podrías enumerar los pasos que habría que dar para tener una sesión de sexo perfecta para una mujer?

Me encantaría poder enumerarte los pasos para tener una sesión de sexo perfecta con una mujer, pero eso solo lo puede hacer la mujer con la que lo vayas a hacer. Yo te puedo decir, como una mujer conocedora de su sexualidad y de su cuerpo, como disfrutar del sexo, pero cada mujer es un mundo, y lo que a una le puede encantar y excitar a otra le puede causar repulsión o dolor.

Realmente no es tan difícil tener una sesión de sexo que le haga a una mujer perder el “sentío”. Si hablamos de hacerla gozar de verdad, hay una serie de ingredientes que no pueden faltar.

Lo primero no se debe notar la ansiedad por follar, si un hombre quiere triunfar con una mujer en la cama debe ir sin prisa y ser sensible y cariñoso. Que no demuestre sus ganas locas por meter la polla en caliente, eso puede ser aceptable para echar un polvo una noche de fiesta, en la que el alcohol no deja ni pensar, pero si quieren de verdad hacer disfrutar a una mujer, tienen que tener paciencia y ser muy generosos con ella una vez estén metidos en faena.

Unos besos apasionados y jugosos a la par que tiernos y amorosos, excitarán a cualquier mujer hasta hacerle caer las bragas… pero por favor, sin hacerle un lavado de cara. Si queréis excitar a una mujer no le metan la lengua hasta la campanilla. Seguro que le excita mucho más un beso con sentimiento que uno atropellado y sin control.

Las caricias no deben olvidarse, el tacto es un potente afrodisíaco. Si un hombre sabe utilizar bien sus manos, puede tener a una mujer a sus pies para el resto de su vida. No acaricies igual que si amasarais carne picada para hacer hamburguesas. Las caricias suaves y sutiles son muy eróticas y sensuales… si las trasladamos por todo el cuerpo, sintiendo cada hueco, cada pelo y cada poro de la piel de la mujer. La pueden hacer llegar al orgasmo, en segundos, si son bien utilizadas por su sexo… ¡¡¡te aseguro que vale la pena probar!!!.

Algo muy importante… tener en cuenta, que para una mujer es muy difícil, o prácticamente imposible, que llegue al orgasmo con la penetración. Por eso, olvidaos de vuestro pene hasta que ella se haya corrido. Pero tranquilos, porque la dejareis tan contenta y satisfecha que querrá agradecéroslo de la misma manera… mujer agradecida vale por dos.

Recordad que su clítoris es lo que le va a conseguir ese orgasmo, y si jugáis bien vuestra baza con las manos y las caricias, es posible que de ahí no pase sin tener un orgasmo, pero si probáis y tenéis un poco de paciencia, incluso varios de ellos. Cuanto más alarguéis el juego preliminar, más intenso y duradero serán los orgasmos de ambos, por eso, después de que ella lo haya tenido, os podéis entretener todo lo que queráis en seguir jugando con vuestro pene, su clítoris, la penetración y todo lo que queráis después, así es muy posible que ella vuelva a tener algún que otro orgasmo mas.

Hacer disfrutar a una mujer lleva su tiempo, no es como un hombre que en cinco segundos puede haber acabado… solo depende de lo que él esté dispuesto a hacer, para darle placer a ella.

-Cuéntanos, si te parece bien, algún secreto del libro para confirmarnos que estamos perdidos en cuanto al sexo.

El libro entero es un secreto a voces. Quiero decir, que nada en él es un secreto. Yo creo que hoy en día nada es un secreto, si quieres enterarte de algo, no tienes nada más que comprarte un libro o mirar en Internet. Creo que los que están perdidos en cuanto al sexo es porque quieren estarlo. El único secreto es practicar el sexo con sentimiento y sensibilidad.

Tanto los hombres como las mujeres, han dejado que el sexo se pierda en un contexto, por un lado frívolo y por otro represivo, y es que yo creo que una cosa lleva a la otra. Y como la sociedad, por desgracia ha estado y sigue estando muy reprimida, tiene que desfogar su ira y su represión de alguna forma… y el sexo es una buena forma, pero claro no les pidas nada más. Para mucha gente, ese “algo más que sexo” no entra ni en sus planes ni en su educación.

Algunos lo utilizan nada más que para procrear, ignorando totalmente las sensaciones, una jilipollez como un templo, porque son los más reprimidos y a la vez los más depravados. Los mayores porque ya se les pasó la edad y en la época en la que se educaron tenían cosas más importantes de las que preocuparse. Y los jóvenes porque hoy en día hay tanta libertad para todo que cuando algo lo ponen tan, peligrosamente fácil para que preocuparse de nada más. Siempre habrá una excusa para utilizar el sexo en base a la condición social, religiosa, familiar o cultural, así la gente puede justificar su actitud con el sexo, sin necesidad de salir de su ignorancia.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *