Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Enamorarse de una prostituta

dlopez 20 enero 2010

irma_douce.jpg

Quizás alguien tenga algún tipo de información directa sobre el tema, es posible que hayas oído o visto este tipo de historia en la televisión o en el cine, pero es algo perfectamente posible. Sin entrar en la legalidad o en las circunstancias de la prostitución, sabemos que hay hombres que se han enamorado de prostitutas y esto ha cambiado su vida para siempre.

Lo que empieza como un mero contrato verbal termina en historia de amor y, en muchas ocasiones, en boda o en ruina económica y psicológica. Qué hacer ante esta tesitura, pues hay dos opciones o te dejas llevar o te olvidas del tema, el punto medio es muy difícil de encontrar en situaciones como ésta.

Algo importante sería tener presente que no por ir todos los días a un bar y que te traten bien va a significar que la camarera se va a enamorar de ti. Es decir, la prostituta está ahí por algo (insistimos, no entramos en temas legales o explotación sexual) y tú vas allí por algo. ¿Puede surgir el amor?, pues sí, pero este tipo de relaciones se nos antojan muy complicadas.

Porque aunque le prometas el cielo y la “retires” no tardará mucho en aparecer el fantasma de los celos, las preguntas, los miedos y el infierno de la convivencia. Para tener una relación con una prostituta hay que tenerlos bien puestos y saber a qué nos enfrentamos ya que no sólo vamos a luchar contra nuestra mente sino contra el temible “qué dirán”.

Desde aquí les mandamos nuestro apoyo a los que se encuentran en una relación así. Estaríamos encantados de comentar su caso en este blog y de empezar a desmontar el mito creado en torno a este tipo de parejas.


COMENTARIOS

  1. Artemisa dijo:
    #1
    Yo quisiera dejar algunos puntos bien aclarados:

    Enamorarse de una persona que vende su cuerpo es muy común aunque no aceptado.
    Ahora planteo que 1º una persona debe darse cuenta de la razón porque ella o él se encuentra en ese mundo de sexo. Hay q averiguar si ella o él está atado(a) por necesidad, por baja autoestima (muchas veces es la única manera que consiguen de sentir caricias de alguien), por lujo.
    Yo creo que si no es por necesidad entonces de nada sirve que el enamorado la saque porque va a volver a recaer. Hay muchas personas que venden su cuerpo y tienen pareja y no piensan dejar su trabajo no importa si esto denigra su imagen. Tampoco eso quiere decir que él ella no merece respeto.
    Es un ser humano y por lo tanto necesita ser respetado.

    Otro punto que hay que agregar es que relacionar con ese tipo de trabajadores a tal punto de lograr privacidad es muy peligroso porque nunca su proxeneta va a querer que él ella abandone esa vida porque pierde plata y puede morir asesinado su salvador salvadora o también por algún cliente celoso celosa enfermizamente. Mucho cuidado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *