Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Egon Schiele, el pintor de la sensualidad

dlopez 9 enero 2011

schiele.jpg

El reciente premio Nobel, Mario Vargas Llosa, basó una de sus novelas, Los cuadernos de Don Rigoberto, en las fantasías sexuales del citado y de su hijo Fonchito. Este chaval tenía especial predilección por Egon Schiele y su obra, en su mayoría de caracter erótico, de ahí que queramos comentar un poco la biografía y la obra del citado pintor.

Egon Schiele nació en Tulln, Austria, en 1890 y su inicio en el mundo de la pintura le lleva, en 1905, a comenzar a pintar. Años después entró en la Academia de Bellas Artes de Viena donde aprendió las técnicas que posteriormente utilizaría en su obra. En 1909 decide, junto a otros disidentes como Klimt, emprender otros caminos artísticos tras la cerrazón de la citada institución de cara a las nuevas tendencias artísticas.

En 1908 ya había expuesto por primera vez y fue un gran éxito. La distorsión figurativa y los desnudos se convirtieron en su seña de identidad. Valerie Nauzil, de 17 años, se convierte en su modelo, su forma libertina, para aquellos años, de vida supone un verdadero escándalo en Krumau, el pequeño pueblo donde reside. El retrato de modelos desnudos de todas las edades le sirvió para ser tachado de pintor pornográfico.

En 1913 regresó a Viena y comenzó a colaborar con Kimt en Die Aktion, un año más tarde, tras haber cortejado a Edith Harms, burguesa de la capital de Austria, se casó con ella. La vida le siguió dando satisfacciones en lo artístico, en 1918, con la Primera Guerra Mundial, no se mandó al frente a Egon Schiele por ser artista, el 28 de octubre de ese año fallece su mujer y él lo hará 3 días después víctima de la gripe española.

La temática de su obra son los desnudos y el erotismo a flor de piel. Muchos autorretratos son el fiel reflejo de este autor que falleció joven y que dejó un enorme legado pictórico. Masturbaciones, poses sensuales, pornografía y erotismo se funden en un artista irrepetible. Podéis ver parte de su obra en el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *