Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La educación sexual en España

dlopez 12 junio 2010

135889984_66040f30af_o.jpg

Sí, a vueltas con lo mismo porque el patió está de aquella manera y esto no hay quien lo enmiende. En un país en el que se permite a una menor de 16 años abortar sin el consentimiento de los padres, el matrimonio homosexual, las campañas de prevención, los cursos de masturbación y demás modernidades varias nadie se ha parado a pensar, verbo que el Gobierno nunca ha conjugado, si el personal está preparado para todas estas medidas.

Porque aunque internet haya influido mucho y los adolescentes de hoy en día están más puestos en temas sexuales que nosotros hace años, no todo el monte es orégano. Imagínense a un joven de 14 años, nacido en una familia tradicional, con amigos normales (o mejor dicho anormales, ahora la historia va de emborracharse, fumar porros y pegarle a la chica que va contigo) y con una personalidad “a la antigua”, al ver todo esto mucho me temo que no tenga ni la menor idea de lo que le están contando.

Aunque los sociatas crean lo contrario, aún quedan familias de bien que educan a sus hijos de una manera correcta. Antes de que la ESO masacrara a profesores y a alumnos la gente se tenía que buscar la vida para saber algo más de sexualidad. Tampoco es eso, lo reconocemos, pero una cosa es una educación sexual en condiciones y otra darles la ventaja y la ley del menor a una panda de cafres.

Por eso hoy nos seguimos alegrando de que un joven se quede paralizado al ver a la persona que ama, a niños que se ríen de forma nerviosa cuando alguien dice sexo, a personas de bien que algún día descubrirán el sexo gracias a una educación normal, a los que aún creen en el amor de las películas, benditos sean ellos y su inocencia.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *