Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Dominique Morin, el sida, el papa y la demagogia de siempre

NEodAni 20 mayo 2009

hipocresia eclesiastica
La Real Academia Española define la palabra demagogia como la «práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular» , también se definiría como una estrategia que consiste en apelar a emociones (sentimientos, amores, odios, miedos, deseos) para ganar el apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica y la propaganda. El señor Benedicto XVI es un gran demagogo y ya no tanto por el, sino por su institución que lo hace así.

Dominique Morin en una entrevista, difundida en español por la revista Alfa y Omega, agradece al papa sus palabras sobre ética que pretenden hacernos estar por encima del preservativo, por pura y dura moral divina. He leído antentamente sus palabras y son todas correctas e incluso bonitas, pero vacías totalmente de fuerza activa para afrontar con objetividad la realidad en que vivimos y al futuro al que nos dirigimos.

Sus teorías éticas para prescindir del preservativo (que es una forma de consciencia y responsabilidad de que se esta dando un acto sexual, que al final no es más que eso, ¡no lo demonicen tanto, señores! y yo soy el primero que deseo que inventen preservativos más “naturales”) no me hacen ver que vayan a ningún lado, aun así siguen erre que erre. Me dan mucho más miedo ciertas actitudes mentales de grupos sociales, que las epidemias que siempre ha puesto la naturaleza sobre la faz de la tierra, y habrán pasado siglos después de las declaraciones de señores Morin y Benedicto dieciseisavo y seguirán existiendo estas epidemias.

Vayan a ver “Ángeles y Demonios” al cine, y entiendan de una vez que la ciencia es mucho más importante para el ser humano que las pseudo-éticas, para entender el mundo en el que vive y mejorar su relación natural con el, sin demagogias, sin prejuicios, sin tabues, sin represiones y sin hipocresias.

El señor Morin en los 80 vivió una época de violencia, en la religión encontró un espacio en el que calmarse y en el 93 descubre que tiene Sida ¡okey! curiosamente eso ahora le auna al señor Benedicto, ya que cuando todo se ha llevado a un extremo, los preservativos poco importan ya. ¿A usted cuando su médico le diagnosticó la enfermedad, le hablo de Dios, la bondad de la Iglesia, etc, etc, en ese momento pensó algo de eso? ¡NO!

Me interesa más la educación sexual (que no la ética), en mi articulo anterior demostré que me preocupa mucho más la homofobia y el tratamiento igualitario de las leyes para todos que las calbalgatas del día del orgullo gay. Vivimos en un sociedad encajada en un sistema económico como un engranaje ¡por favor! que haya dinero para un buen plan de educación sexual a los adolescentes, que hayan centros de planificación familiar, teléfonos de consulta en las comunidades y bien divulgados para que la juventud pueda acceder y que no me vendan rollos morales para salvar al mundo a través de jesucristos improvisados en individuos que han visto la luz después de meterse en la oscuridad y a cualquier cosa le ponen el beneplacito de Dios (insisto os recomiendo “Ángeles y demonios” con Tom Hanks).

¡NO! a las demagogias. ¡Sí! a la educación y al progreso cultural de nuestras comunidades y de nuestras sociedades.

Vía | Aciprensa


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *