Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El divorcio, evítalo siguiendo estos consejos

dlopez 1 mayo 2010

divorcio.jpg

El divorcio es uno de los males de nuestro tiempo. La gente se casa con mucha alegría, pompa y boato y apenas pasa un año y ya entonan el hasta siempre. Pero hay una serie de síntomas que suelen ser comunes y que, conociéndolos, pueden ayudarnos a evitar que llegue el final de la pareja. Hoy intentaremos comentar estos síntomas que, curiosamente, son comunes al 70% de las parejas que se separan.

El primer aspecto, y quizás el más importante, es que no se debe caer en la trampa de pensar “Como nuestro caracter es parecido seguro que triunfamos como pareja”. Es un hecho que más de la mitad de las parejas que se divorcian siempre han comentado esto con sus amistades. Parecerse en el caracter no es sinónimo de éxito.

Otra idea general es que “Los problemas se resolverán con el tiempo”, craso error. Cuando llega el desamor, la rutina y el cansancio no se va, al revés, con el paso del tiempo cada vez te gustará menos esa persona y cada vez querrás más evitar hasta verla por tu casa. Los problemas hay que solucionarlos desde el mismo momento en el que aparecen.

Eso sí, las discusiones en la pareja son siempre las mismas, no importa ni el status social ni el siglo en el que vivamos. Siempre se discute por lo mismo y eso no tiene solución. No confundáis, por lo tanto, una discusión clásica con un problema que ataca a la estabilidad de la pareja.

Lo fundamental para evitar problemas es cambiar nuestra forma de pensar. Decir “Él/Ella es el problema, yo no” supone lavarse las manos ante algo que también compete al que así piensa. El debate, la comprensión y la lucha por seguir adelante ha de ser siempre cosa de dos y nunca individual. Esperamos haberos ayudado.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *