Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

El día de la madre, evita problemas de última hora

dlopez 29 abril 2011

diadelamadre.jpg

Lo puedes considerar un invento del correspondiente encargado de marketing de unos grandes almacenes, una conspiración a nivel mundial o como más me te apetezca pero el día de la madre, que se celebra mañana, es una de las grandes pruebas que debes pasar cuando vives en pareja. Te enseñamos a evitar problemas de última hora.

Lo primero que debes evitar es el clásico: “Tú no eres mi madre”. Es cierto que tu pareja no lo es pero sí lo es de tus hijos. No se trata del día de tu madre sino de la madre en general. Un poco de atención y cariño hará de ese día una velada inolvidable. Si puedes evitarle el trago de tener que ir a comer con su suegra mejor que mejor.

Algo definitivo que demuestra tu inutilidad es preguntarle: “¿Qué quieres hacer en un día tan especial como hoy?”. La frase ya denota que ni has preparado nada ni lo vas a hacer. Intenta al menos reservar mesa en su restaurante favorito, cocinarle lo que más le guste, regalarle algo que le haga ilusión o hacer algo, lo que sea, pero algo especial.

“Vamos al zoo”, “Vamos al parque temático”. Ambas sentencias pueden ser fatídicas. Si de lo que se trata es de celebrar el día de la que le dio la vida a tus hijos sería conveniente evitar que la llevaras a un sitio tranquilo y no a un lugar donde tenga que andar corriendo de la montaña rusa a las fauces del hambriento león que intenta devorar a tu hijo.

¿No es anticuado eso del Día de la Madre?“. Este tipo de frases, como las que hacen alusión al marketing, a los grandes almacenes y demás demuestran lo asqueroso que eres. Sin tu madre no estarías en este mundo, así de sencillo. Dedicarle un día a tu pareja y a tu madre biológica no te va a matar.

Yo preparo la cena si tú vas al supermercado”. Es decir: líate a codazo limpio con el resto de la humanidad, similares y conexos para que yo me vista de Adriá, te deje la cocina empantanada y te comas un filete a la plancha con germinados de soja y un vino. No se puede ser más machista.

Así que compañero, haz lo que te apetezca pero haz algo. No dejes que tu pareja siga apechugando con todo lo que se le viene encima a diario. Es posible que el dinero sea un problema pero seguro que haciendo tú la faena, comprando lo que más le gusta comer y regalándole un mínimo detalle tenéis un día inolvidable. Ya nos contaréis.

Vía | Man of the house


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *