Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La depresión y el sexo

dlopez 30 marzo 2010

depresion21.jpg

Permítenos que comencemos este post intentando sentar las bases que nos han llevado a redactarlo. En estos tiempos que vivimos, con una crisis económica galopante y con una inutilidad manifiesta de los políticos para solucionarla, la depresión es una de las afecciones más comunes. Los médicos suelen explicarla al estilo científico, se aplica la ley causa-efecto y a otra cosa.

Porque para ellos es, simplemente, una bajada de la serotonina. Es decir, tómese usted esto, vuelva dentro de 6 meses y a su puñetera casa. Tomarse la pastilla no pagará tus facturas, no te harán que dejes de pensar en el incierto futuro de tus hijos ni provocarán que tu vida cambie, a él le regalarán un viaje al Caribe por recetar estas pastillas de una farmaceútica concreta y listo. Más claro: Yo soy funcionario, a usted que le vayan dando y que pase el siguiente.

Por eso queríamos redactar este post, porque en casi todos los artículos que hablan de la depresión y el sexo en internet, firmados por los múltiples “expertos” que pueblan nuestro país, siempre se dice que la bajada de serotonina provoca la depresión y punto. Es decir, si le baja el hierro tiene anemia, si le falta el aire no respira y así sucesivamente.

En el sexo los sentimientos siempre están ahí. Aunque sea una relación de una noche siempre hay algo, llámese atracción, deseo sexual, lujuria o lo que queráis, pero siempre hay algo. La depresión, aunque lo expuesto sea la causa científica, influye en la manera de ver el mundo de la persona. Si no te sientes con ganas de hacer nada es imposible que te apetezca tener sexo con alguien.

El deseo sexual baja alarmantemente y las ganas de hacer algo al respecto desaparecen. Si eres de personalidad pesimista una depresión podrá atacarte cuando menos te lo esperes, si eres optimista tienes más posibilidades de superarla en menos tiempo. Es más, en estos tiempos de crisis ha aumentado la venta de preservativos y muchos piensan que el sexo es una vía de escape a los problemas económicos que asolan el país.

Para hacerle frente a una depresión e intentar retomar las ganas de tener sexo pocos consejos podemos daros. Eso sí, como dijo el poeta “Naces solo, mueres solo, no te engañes, sólo vas viviendo”, quizás se trate de eso, de no pensar en el incierto futuro sino en el cuarto de hora más inmediato. Mirad que felices suelen ser los perros sin tener nada más que hacer, por eso somos animales racionales porque nuestro cerebro es capaz de preveer lo que ocurrirá. Quizás haya que cruzar los dedos, tomar aire y que salga el sol por Antequera.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *