Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

La culpa en las relaciones sexuales

dlopez 27 mayo 2010

georg-muller-300×350.jpg

No pretendemos ponernos demasiado filosóficos. El concepto de culpa debería ser explicado en profundidad y no es ése el objetivo de este post. Lo fundamental aquí es entender lo que todo el mundo entiende por sentirse culpable. En el sexo es, quizás, donde más veces se produce ese sentimiento y hoy vamos a intentar explicar por qué.

Los que pasamos de la treintena sabemos que la educación católica siempre se ha basado más en controlar todos los aspectos de tu vida que en explicar la religión en sí. El sexo, cómo no, siempre ha sido su caballo de batalla y frases como “La masturbación os dejará ciegos y os secará la médula espinal” son cantinelas que hemos oído cientos de veces.

Y eso a los chicos, a las chicas las tenían casi entre algodones e incluso desaconsejaban el uso de tampones para la regla para evitar ser “desfloradas” en caso de accidente. Pues bien, todo eso es un sedimento que termina saliendo a flote. Cuando maduramos y pretendemos salirnos de “lo normal” en el sexo todo parece ser motivo de culpa y pecado.

El sexo oral sólo lo practican los guarros y las guarras, usar un consolador es de asqueroso, penetrar a un hombre es algo diabólico y así sucesivamente. Y lo mejor del caso es que los que así piensan sólo lo hacen de cara a la galería ya que son conscientes de lo que se están perdiendo.

El sexo es en gran medida experimentar sobre la piel de otra persona. Encontrar ese lugar secreto, esa parte de tu cuerpo que le da placer a otro y sentirse en el cielo tras el orgasmo. La culpa puede esperar a cuando estéis muertos para hacer su aparición.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *