Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

¿Competición atlética o juego amoroso?

NEodAni 11 mayo 2009

Sexo atletico
En mi artículo anterior mencioné el tema de como somos en la cama y hoy aprovecho para continuar la reflexión a partir de un libro de Montserrat Calvo Artés, psicóloga, sexóloga y fundadora del Institut Ret, en Barcelona.

He visto siempre en la historia que la humanidad ha tenido habitualmente una actitud excesivamente masculina en el mundo, marcando desde la religión a la política pasando por muchas áreas de una sociedad que se vuelve continuamente competitiva en ese devenir.

Traspasado al terreno sexual podemos apreciar preocupaciones, tensiones, más interés en la forma que en el contenido (el viagra es un ejemplo de este sexo “atlético” en mucha gente) y un cúmulo de cosas que sólo reflejan una visión de la vida basada más en la fuerza que en la inteligencia, pero este es el handicap que tarde o temprano deberemos replantearnos una y todas las veces que hagan falta, lo paga hasta el medio ambiente (véase “Sexo, Ecología y Espiritualidad” de Ken Wilber)

libro-sexualidad-atletica.png
Montserrat Calvo en “Sexualidad atlética o erotismo” comenta: “Atleta” es un concepto que proviene del griego athlón, “lucha”; en la sexualidad atlética perdemos la serenidad y el bienestar, porque nos peleamos al crearnos exigencias y obligaciones para con nosotros mismos, con los demás y con la vida.

Eso es lo bonito de las culturas orientales respecto al sexo, al ver una relación sexual se asemeja más a una danza y al ver una de un occidental parece más una lucha, los gemidos que da esa pareja parecen más bien eso, como si estuvieran peleando. El erotismo, la sensualidad, la comunicación, nos dan más juego y amplian la energía sexual de nuestros cuerpos más allá del momento de aparearse.

En la actualidad la información bombardea nuestras mentes en todos los paises, ahora es cuando más que nunca necesitamos una buena educación e ideas positivas que compensen esta influencia competitiva que nos rodea, en la que si no tienes el mejor curriculum vital, eres el más fuerte e inteligente, pareces no existir. Ya toca dejar paso a una cultura más humanista, más cercana y menos competitiva y a un hombre más familiar y cariñoso e interesado en cuidar su mente y su cuerpo.

Más Información | Sexo y agresividad


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *