Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Compartir a la pareja

Luigi Eroxxx 29 mayo 2009

intercambio.jpg
Ya hemos tratado en algunos artículos anteriores el tema del “relaciones swinger”, para aquellos que no sepan de que trata este mundo de los intercambios de pareja, consiste más que nada en una comunidad de personas evolucionadas en cuanto a “libertad sexual” se trata, un mundo en donde las parejas que se atreven descubren un enorme mundo de posibilidades de exploración sexual.

Pero qué pasa cuando no sólo se comparte el “cuerpo” y los encuentros sexuales suben de nivel y se ponen en juego “sentimientos”, cuando de un juego de erotismo se despiertan sensaciones de intimidad y afinidad entre las personas del intercambio.

En el mundo de los intercambios una de las reglas es no interferir entre las personas que forman la relación “base”, pero también cuando se inicia en esta comunidad es bien sabido por las parejas que es existe la posibilidad de que los integrantes puedan conocer alguien con quien coincidan tanto que haga revuelo en los sentimientos.

La madurez para tratar esta situación es el pilar fundamental
para sobrellevar las dificultades que pudieran desencadenarse de “ya no estar compartiendo el cuerpo si no los sentimientos”, muchas parejas reaccionaran de la manera más esperada poniendo en duda la relación, sintiendo celos e inseguridades.

Pocas personas tienen la capacidad de entender que su pareja pueda “querer y llegar a amar” a otra persona al mismo tiempo, pues como ya sabemos el amor por naturaleza es “egoísta”, no se quiere perder la atención, el tiempo para compartir y sobre todo no se quiere tener la posibilidad de perder al ser amado en su totalidad.

Cuando es posible comprender la potencialidad del “poliamor” que cada uno mantiene, se podría llegar a tender que una relación “múltiple” puede funcionar siempre y cuando las bases fundamentales de toda relación no se pierdan, el amor, el respeto, la igualdad y sobre todo la paciencia.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *