Erotismo, sexo, relaciones y parejas.

Cómo escoger un buen lubricante

dlopez 23 enero 2010

li-gld_400.jpg

Se da la circunstancia de que, hoy en día, el lubricante es un elemento más para el sexo. El uso de esta sustancia bien puede provocar mayor placer y más sensaciones pero hay que dejar claro que no se trata de escoger un lubricante cualquiera, hay que saber qué escogemos y cómo acertar.

Comprar el primero que veamos en el supermercado sólo nos traerá más problemas de los que podemos pensar en un primer momento. Aparte de gastarnos unos 18 euros por bote luego tendremos que pensar en cómo le ponemos al niño, porque, sí amigos, como escojamos mal podemos tener un embarazo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que por lubricante se entiende un producto parecido al flujo vaginal, es decir, ha de ser viscoso y lo más similar posible al fluído que intenta imitar. Si al intentar usar el lubricante te percatas de que tiene aceite y aquello se parece más al aceite de baño que a un lubricante has de saber que puedes tirarlo tranquilamente. Usa tu lengua o tus dedos para lubricar pero no lo uses, si lo haces te arriesgas a que se rompa el condón, un embarazo o una ETS.

Quizás te animes y ya de perdidos al río. Es decir, ya que usamos lubricante pues vamos a usarlo con efecto calor, con sabores y con el niño del Danone. Craso error, cuantas más sustancias tenga el producto más posibilidades hay de que te produzcan alguna alergia. Sí, los alergólogos no hacen pruebas de alergia para los contenidos de un lubricante, así que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Pero también hay productos que nos recuerdan su caracter espermicida. Estas sustancias pueden irritar tanto la vagina como el pene ya que desconocemos totalmente de qué se tratan. Además, esto no es como pasear por Burgos en el mes de enero, no hay que “forrarse” y usar condón, espemicida y casco. El condón ya sirve para evitar embarazos, el resto de añadidos sólo viene a complicar un poco más el panorama. Eso sí, hay un truco que os puede ayudar, podéis añadir un poco de lubricante (del gelatinoso) dentro del condón para que la sensación sea más real.

Por lo tanto, como habéis comprobado, no se trata de comprar lubricante como el que compra chopped pork. Ánimo y a disfrutar del sexo con placer y seguridad.


COMENTARIOS

No hay comentarios, puedes dejar el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ENLACES A ESTE ARTICULO